Sara Carbonell, relationship manager de CMC Markets, analiza la actualidad del mercado español y las previsiones sobre la política monetaria de la Fed en EEUU.

¿A qué se deben las fuertes subidas que está experimentando estos días BBVA?, ¿le parece un valor atractivo es un movimiento especulativo?
Creo que aún hay que ser prudentes. La banca, tras ser muy castigada, ahora empieza a ver la luz al final del túnel. Creo que en el caso de Europa se ha contagiado mucho por las cuentas de Credit Agricole, que también tenían sus luces y sus sombras; también ha habido recomendaciones positivas por parte de JP Morgan a BBVA y Santander y, además, las palabras de Janet Yellen van a ayudar mucho, pues la subida de tipos está ahí, creo que en marzo.
Aun así, en BBVA hay que ser prudentes, pues no tenemos una visión clara de lo que va a pasar en México. El impacto cortoplacista ha sido fuerte en el peso mexicano y en las compañías que tenían exposición y, si bien podría suavizarse, es mejor ser cautos porque aún no sabemos qué pasará. No obstante, la banca europea sí tiene buenas perspectivas para este año.


Las inmobiliarias cotizadas españolas acumulan subidas fortísimas en el último año. ¿Le parecen valores atractivos?, ¿considera interesante acudir a la ampliación de capital de Quabit, por ejemplo?
El sector inmobiliario tienes buenas perspectivas para el 2017. De hecho, en ciudades como Madrid ya estamos viendo un repunte.
Si pensamos en compañías concretas, por ejemplo en Quabit, que está inmerso en la ampliación de capital, creo que tendríamos que ser prudentes, pues tiene un proyecto muy ambicioso por el que quiere reducir la deuda en torno a 170 millones de euros, tiene previstas inversiones de más de 400 millones de euros y el fondo KKR va a tener un peso inferior al 1% tras la ampliación. Creo que hay que ser prudente con esta empresa y, quien quiera acudir a la ampliación, le va a salir más barato vía derechos.
Hay que tener en cuenta que si hay subidas de tipos de interés, los costes se incrementarán para estas compañías.
 

Deutsche Bank ha reconocido que posee ya el 5,16% de IAG, lo que le convierte en el quinto accionista de la aerolínea. Además, desde junio IAG sube en torno a un 50%. ¿Esta recuperación responde a que el mercado se pasó de frenada con el castigo por la subida del precio del petróleo?, ¿le parece que cuenta con un aspecto técnico interesante?
Desde el 2015 me encantan IAG e Inditex como compañías bien gestionadas. Es cierto que en 2016 IAG estuvo castigada, pero creo que tiene buenas perspectivas. En los últimos resultados conocidos, los del tercer trimestre, sí observamos un impacto negativo de Vueling, pero debemos esperar a los resultados de cierre de año que presentará el día 24 de este mes para estar seguros del potencial. La demanda de billetes y pasajeros se ha incrementado para todas las patas y el único lastre que le veo es el Brexit.
 

Ayer Janet Yellen reconoció que no tardarán en retirar las políticas ultralaxas en EEUU, ¿qué consecuencias traería esto en los mercados?
Esto está ya bastante descontado. Antes de la crisis sí que había una correlación inversa entre los tipos de interés y la renta variable, pero esta vez no va a pasar. Sí que creo que tendrá un impacto muy positivo para el sector financiero, impacto más negativo para las empresas que necesitan alta financiación, como infraestructuras o constructoras, aunque este impacto se podría mitigar si Trump hace tanta inversión en estos sectores como promete, veremos caer el precio de los bonos en EEUU y el dólar subirá. En cambio, creo que el impacto en los índices de Wall Street no deber ser grande e incluso creo que les queda recorrido, pues el sector financiero, que tiene un gran peso, se va a ver beneficiado de todo esto y, encima, los datos macro –inflación, empleo- son positivos. En donde creo que sí puede haber problemas es en las políticas de Trump, pues hay mucha incertidumbre y el mercado está descontando la reforma fiscal y celebrando con mucha alegría.