Las tripas de la petrolera se remueven por dentro. Pemex busca salir de su accionariado y también Sacyr quiere soltar lastre. Hay quien dice que esto deja a Repsol a tiro de OPA. Mientras, la compañía presidida por Brufau va enterrando definitivamente el tema YPF y se pone como objetivo mover ficha en Gas Natural. Esto le está propocionando una amplia caja con la que salir de compras.



La salida por la puerta de atrás de Pemex y Sacyr
A colación de las últimas noticias y rumores que circulan en el mercado acerca de la salida del accionariado de Repsol de Pemex y de parte de Sacyr, nos preguntamos, ¿qué sucede en la petrolera española para que huyan algunos de los grandes accionistas?
Por un lado, Pemex tiene en mente la venta de su participación del 9,30% en Repsol, una operación que el Ejecutivo mexicano –propietario de la compañía- valora porque permitiría a la compañía retornar fondos a México para aumentar su inversión en la exploración de hidrocarburos. Esta participación está valorada en 2.439 millones de euros. Ahora bien, teniendo en cuenta el gran paquete accionarial, que deberá ser vendido escalonadamente y probablemente a institucionales, se tendrá que hacer con descuento, lo que repercutirá consecuentemente en caídas de la acción de Repsol a su vez. Además, una venta a los precios actuales, supondrá para Pemex vender por debajo del precio al que adquirió el último paquete de Repsol, que fue a 22,24 euros. No obstante, Álvaro Blasco, director de ATL Capital, considera positiva esta salida por la puesta de atrás de Pemex “porque no se sentía a gusto dentro. Además, la venta de la participación de Pemex podría dar lugar a la entrada de un par de socios significativos e, incluso parte de este capital puede venderse en el mercado”.

Por otro lado, Sacyr podría reducir su presencia en el accionariado de Repsol, compañía de la que actualmente posee un 9,23%. El último cobro del dividendo de la petrolera en efectivo por parte de la constructora ya hizo saltar las alarmas, pues con ello diluía su posición. Ahora bien, ¿por qué querría Sacyr soltar lastre en Repsol? La razón está en su necesidad de captar liquidez. Al parecer, Sacyr intentará refinanciar parcialmente su participación en Repsol alargando el crédito de 2.400 millones que contrajo para conseguir un sitio en el consejo de la compañía, y vendiendo, a su vez, entre un 3% y un 4%. Este paquete accionarial estaría valorado en unos 800 millones de euros. Además, según Gisela Turazzini, CEO de Blackbird, “este proceso forma parte de la desinversión ordenada de la constructora para evitar definitivamente la posibilidad de quiebra”.

Con estos movimientos accionariales en ciernes, Carlos Ladero, analista independiente, afirma que “Repsol es opable, pero el problema está en su consejo, pues La Caixa aun tiene un 11,82% de la petrolera y, además, su consejo está muy politizado (siempre se ha dicho que Repsol era la protegida del Gobierno), por lo que parece que la opción de venta de toda la petrolera está más lejos”. De hecho, el experto cree que, para que llegara definitivamente una OPA “tendría que vender antes su participación en Gas Natural”. Si esto se produjera, ¿qué pretendientes le saldrían a Repsol? “cualquier petrolera grande europea o asiática, o incluso quizás americana, aunque de momento, dudo que haya una operación hostil, ya que algo así debería haber venido por la parte de Pemex. Si Brufau sale de la presidencia, quizás la mexicana se replanteara su salida del accionariado”, dice Ladero. Ahora bien, el precio al que dice que podría ser opada Repsol son 18/20 euros, precisamente por donde cotiza actualmente el valor.

YPF es agua pasada
Poco le falta a Repsol para dar el carpetazo definitivo al tema YPF, como mucho, dos años, plazo en el que la compañía se propone monetizar toda la deuda recibida como compensación por la expropiación de su filial argentina. La semana pasada recibió bonos argentinos con un valor nominal de 5.317 millones de dólares en compensación por la expropiación de YPF y, en las horas siguientes, ya hizo caja con el bono de mayor importe nominal de los 4 recibidos (Bonar X de 500 millones de dólares, Discount de 33 1.250 millones, Boden 2015 de 317.3 millones y Bonar 24 de 3.250 millones = total 5.317,3 millones de dólares nominales). Este rápido movimiento es valorado positivamente por Ahorro Corporación pues “se embolsó 2.813,6 millones de dólares, un precio muy razonable frente a un nominal de 3.250 millones (descuento aproximado del 13,4%)”.

Además, en las últimas horas Repsol ha comunicado la venta a JP Morgan de más bonos argentinos por valor de 2.010 millones. Adicionalmente, la firma estadounidense abonará a la petrolera 59,3 millones en concepto de intereses devengados (cupón corrido).

Además, también este mes Repsol se deshizo del 11,86% que aún mantenía en YPF con lo que se embolsó otros 903 millones de euros adicionales.

Repsol se encuentra con los bolsillos llenos
Aunque accionistas de referencia, como Sacyr o Pemex vayan abandonando las filas de Repsol dejando a tiro de OPA a la petrolera, lo cierto es que Repsol no parece dispuesta a quedarse mirando al cielo a que caiga un comprador y, por ello, también saldrá de compras próximamente. De hecho, ya ha encomendado a JPMorgan la misión de que busque posibles compañías para adquirir en EEUU. En este mercado se barajan nombres como Marathon Oil, Pacific Rubiales o Sunridge Energy. Además, también está buscando comprar otros activos centrados en negocios de exploración y producción. Precisamente, gracias a la llegada de la compensación de YPF y la venta del resto de su participación en la argentina, Álvaro Blasco considera ve “más factibles estas adquisiciones en mercados maduros”. También Ladero afirma que “con esta caja pueden comprar parte de la participación de Sacyr como autocartera”.

Adicionalmente, podría embolsarse otra jugosa cantidad por la posible venta de participación del 30% en Gas Natural, aprovechando el buen desempeño bursátil que ha tenido la gasista en bolsa estos meses. Este paquete está valorado en más de 6.200 millones de euros y las plusvalías por su venta podrían elevarse a 2.000 millones.

Con todo ello, Repsol pretende seguir avanzando en su Plan Estratégico 2012-2016 que se asienta sobre cuatro pilares:
o alto crecimiento del upstream
o maximización del retorno en Downstream
o solidez financiera
o retribución competitiva a los accionistas

Viviendo un momento dulce en bolsa
En agosto de 2012 Repsol emprendió una andadura alcista que, a día de hoy, le ha llevado a respetar a la perfección la directriz alcista que guía sus movimientos desde dicha fecha. Actualmente “la acción tendría recorrido hasta los 20,90 euros, zona que le va a costar superar, por lo que la zona óptima de entrada sería, tras un ataque a los 21 euros, un retroceso y un apoyo en los 19,50 euros. En los 19,50 euros entraríamos, porque lanzará otro impulso al alza”, indica Andrés Jiménez, CEO de Enbolsa.net. El experto, además, afirma que “la industria de petróleo y gas a la que pertenece es de las más fuertes actualmente en Europa, por lo que Repsol se va a convertir en una de las mejores acciones del mercado español en estos meses”.

Además, con el tema de YPF zanjado, Miguel Méndez, director de Big Deal Capital, afirma que “la cotización futura de Repsol estará marcada por la evolución de su revenues(ventas), sus márgenes, la evolución del precio del crudo, la demanda de producto y la evolución de la situación económica a nivel mundial”.

Si desea estar informado mediante alertas del cambio de ciclo bursátil de Repsol, apúntese a nuestras alertas premium gratis AQUÍ.

repsol cotizacion