Rafael Ojeda, analista independiente, analiza las empresas que están siendo noticia en el mercado español y estadounidense.

 

Fitch ha rebajado el rating de Telefónica a BBB con perspectiva estable porque no se cree que logre rebajar su apalancamiento como promete este año. Esta decisión llega un día después de hacer manifiesta su intención de sacar a bolsa un paquete de O2 y la mitad de Telxius. ¿Cree que tendrá que tomar más medidas para reducir endeudamiento, por ejemplo, recortar dividendo?
A Telefónica le pasa lo que a muchas empresas del Ibex 35, que dan un generosa dividendo para mantener su base accionarial. En el caso de Telefónica, lleva bastante tiempo comprando, vendiendo, etc, para desapalancarse, pero lo cierto es que tiene un ratio de deuda muy elevado y las agencias de rating ya no se creen que vaya a ir desapalancándose porque es un argumento que lo ha vendido mucho. A pesar de que vaya a vender activos en el mercado, ya nos e lo acaban de creer fundamentalmente porque tiene un mejor flujo de caja debido a una mayor competencia y caída de los ratios y, si al final no salen las cosas como tienen que salir, tampoco va a disponer de dinero para sacar adelante estas operaciones.

Esto nos invita a pensar que, tarde o temprano, tenga que tocar el dividendo y, en ese momento, podría caer la acción. Tienen que elegir muy bien el momento.


 Este miércoles Apple presentará el nuevo iPhone 7. Entre tanto, Irlanda se niega a cobrar 13.000 millones de euros en concepto de impuestos impagados que le impone la UE.  ¿Cómo ve a Apple?
En cuanto al problema fiscal, creo que tarde o  temprano le iba a pasar, pues la ingeniería fiscal de tener su sede en Irlanda, donde tiene menos de un 1% de sus ventas, no tiene sentido. En cambio, en los grandes mercados europeos donde vende más y sólo tiene fuente de ingresos, por lo que tarde o temprano iba a pasa, que otros países se quejaran. Tener dentro del club europeo un paraíso fiscal iba a acabar, aunque esto llevará mucho tiempo, pero la UE tiene muchas armas para ponérselo complicado a Apple, aunque amenace con no invertir en Europa.

En cuanto al iPhone 7, hay muchas expectativas con el producto, ya que tiene mucha competencia, por ejemplo, con Samsung, que tiene mucha variedad de productos y precios y vende productos de forma escalonada durante el año, mientras que las ventas de Apple se concentran en la campaña navideña. Por ello, ahora tiene que aportar un producto novedoso y, si el iPhone 7 es novedoso, podría relanzar las ventas y la cotización. Apple tiene que crecer de alguna manera y, si no inventan nuevos productos, tendrán que comprar alguna compañía que le aporte novedades que justifiquen su crecimiento. Es una máquina de ganar dinero y hacer caja y, si no invierte y hace productos que eleven su cotización, los accionistas pedirán que la reparta en modo dividendo.
 
Dentro de Twitter han surgido voces que apuntan a que podría haber una operación corporativa. ¿A qué empresa le interesaría hacerse con la red social?
Le interesaría a una empresa tecnológica, como podría ser Microsoft o Apple, para hacerse líder desde el primer día en un servicio. Creo que al final acabará siendo adquirida, pues siguen saliendo competidores y, si no tienen a un socio potente económicamente, no podrá aprovechar las sinergias.
 
Rusia y Arabia Saudita han llegado a un pacto para estabilizar el precio del petróleo. Ya tenemos al Brent en 47 dólares y el Crudo ligero en 45. ¿Cree que es mera especulación?
Va a depender de muchas cosas, para empezar, de que la tecnología de esquisto no evolucione o crezca al ritmo que va. Hasta hace poco la rentabilidad de los pozos estaba en 60 dólares y ahora muchos pozos son rentables a 27 dólares. Lo que ocurre es que la política de tirar los precios que llevó a cabo Arabia Saudí ha funcionado a medías: ha conseguido que muchas empresas de esquisto quebraran, pero también ha conllevado que innoven para ser rentables a estos precios ya. Ahora, si eleva el precio, les hace más rentables.

Además, Arabia tiene que lidiar con otro problema, como que ellos pueden producir de forma rentable a bajos precios, pero otros productores como Rusia, no, pues sus presupuestos están condicionados a un petróleo a 100 dólares. Rusia y Arabia quieren ganar dinero, pero Rusia necesita subir los precios y Arabia quitarse el competidor americano y no lo puede hacer subiendo los precios. Por ello, pueden tomar medidas tácticas a corto plazo y creo que seguirá estabilizado en torno a 50 dólares. Lo que podría cambiar esto es que tirara la demanda, pero el gran motor de la demanda era EEUU, que ya es autosuficiente, y el otro gran demandante, que era China, reducirá su demanda al pasar a ser un país más de servicios.