La encuesta mensual de gestores que elaboran los expertos de BofA Merrill Lynch no prevén muchos cambios en la economía en 2015.
De hecho, eso es lo que se observa tras la caída del 4,7% del nivel de cash en las carteras en el último mes. Sin embargo, como afirman en la entidad “la cantidad sigue siendo suficiente como para hacer frente a un incremento en los riesgos.

En la firma señalan que en noviembre aumentó el apetito por el riesgo en noviembre debido a la revalorización del dólar.

Con todo, el número de gestores de fondos que prevén que el mundo entre en recesión el año que viene ha caído un 9%, a pesar de que la gran mayoría, alrededor de un 77% de los encuestados hablan de un mundo en el que el crecimiento y la inflación seguirán siendo muy bajos.

En cuanto a los riesgos para los próximos meses, un 71% cree que la deflación supone un riesgo mayor que la inflación. Así, los principales riesgos para los expertos son la deflación en la eurozona (29%), la geopolítica (21%), y los impagos de la deuda en China (19%).

En esta última edición de la encuesta ha aumentado el número de expertos que prevé un QE en la eurozona para el primer trimestre del año, mientras que la mayor parte de los gestores ha retrasado sus objetivos para la primera subida de tipos de interés en Estados Unidos, que han trasladado hasta el tercer trimestre del año.

¿Qué esperan para el año que viene?

Los gestores encuestados por BofA Merrill Lynch creen que el activo que mejor se comportará en 2015 será la renta variable, de hecho así lo piensan un 63% de los gestores. El 22% apuesta por divisas y materias primas, un 5% por bonos del estado y un 4% por los bonos corporativos.

Para 2015


El número de hedge funds que apuesta por la renta variable aumentó en la última encuesta hasta máximos de 18 meses, lo que en opinión de los autores de la encuesta “corrobora el sentimiento alcista de los mercados”,
Japón también ha sido protagonista en esta encuesta, eso sí, los resultados son anteriores a que el presidente Shinzo Abe adelantara las elecciones.

En concreto, el optimismo por la renta variable japonesa se situó en máximos desde noviembre de 2005. También está en cifras récord el optimismo por el dólar y por el consumo discrecional. En la última encuesta se muestra cómo las posiciones en este último sector son las terceras más altas en una década. Por otro lado, la tecnología es el sector que más sobreponderan los gestores y las posiciones en bonos alcanzan máximos de 17 meses.


Japón




Contrarians

Las principales apuestas contrarias son: largos en Europa y cortos en Japón; largos en Reino Unido y cortos en deuda emergente; cortos en high yield estadounidense, largos en oro y cortos en dólar. El contrarían del mes es largo en energía y cortos en utilities.