Ayer ya veíamos desfilando por la pasarela de presentación de resultados a 3 de los bancos cotizados en el Ibex 35. Comencemos por el más grande, Banco Santander, que defraudó a los inversores y así se lo hicieron saber. La entidad presidida por Emilio Botín terminó el primer trimestre de 2013 con un beneficio atribuido de 1.205 millones de euros, lo que supone un descenso del 26% con respecto al mismo trimestre de 2012, y queda por debajo de expectativas (1.315 millones según consenso recogido por FactSet). Todo ello, pese al menor esfuerzo en provisiones contra morosidad y activos inmobiliarios, y, sobre todo debido a dos mercados en los que antes se resguardaba: Latinoamérica y Reino Unido. Los inversores, nada contentos con estos números, llevaron ayer a al valor a caer un 2,35% hasta los 5,49 euros. Tras este fuerte recorte, ¿cuál es el escenario técnico en el que se mueve Santander? Según Fernando Gómez, CEO de formaciontrading.com, “puede bajar hasta la zona de 5,35-5,30 euros, que sería el 0.618% de Fibonacci de toda la subida de las últimas sesiones”. Sin embargo, estas correcciones serían propicias para tomar posiciones, afirma el experto, pues “pensamos que el objetivo a muy corto plazo sería la vuelta al origen, en la zona de 5.60-5.65 euros, y que esos niveles serán rotos para ir a buscar los 6 euros”. (Ver: Santander: y si éramos pocos, Draghi podría bajar los tipos)




Ayer también CaixaBank presentó sus cuentas del primer tramo del año. Éste banco, con más suerte que Santander. La entidad catalana logró multiplicar por 7 sus cuentas tras integrar Banca Cívica y Banco de Valencia, hasta los 335 millones de euros en beneficios. Además, ha cumplido con el 100% de los requerimientos de provisiones por activos inmobiliarios. Estas cuentas salieron a la luz en un momento clave para su cotización pues, justo el día antes, el valor se había frenado en los 2,80 euros, resistencia por la que pasa su media móvil de 50 sesiones. “Si consiguiera superar los 2,80 euros estaría ratificando su fortaleza para buscar los 2,90 euros. De superar los 2,93 euros, en el medio plazo recuperaría los 3,11 euros, donde podrían entrar también los inversores que busquen más el medio plazo”, indica Ana Rafels, asesora de inversiones de Ana Rafels EAFI.




Banco Sabadell también se unión a CaixaBank y Banco Santander el jueves para rendir cuentas. La entidad presidida por Guardiola cerró el primer trimestre de 2013 con un beneficio de 51,1 millones de euros, un 36% menos que en el mismo período de 2012. Esta caída se debió a los 324,9 millones que la entidad destinó a completar las dotaciones y saneamientos exigidos por el Gobierno. Recordemos que, además, recientemente Sabadell se quedó con Banco Gallego por el simbólico precio de 1 euro, y ha comprado en el último año y medio Banco CAM y la red de oficinas de Caixa Penedès en Cataluña y Aragón. Técnicamente “en el corto plazo está alcista y su próxima resistencia se situaría en los 1,62 euros. “Sin embargo, si pierde el soporte de 1,38 euros, caería hasta los 1,29 y 1,23”, avisan desde Cortal Consors BNP Paribas. (Ver: Sabadell sigue sin ser una buena opción de inversión)




Ester viernes antes de la apertura ya contaremos con los resultados de BBVA. El consenso de analistas recogido por FactSet espera que la entidad presidida por Francisco González declare unos beneficios de 1.388 millones de euros en el primer trimestre y unas provisiones de 1.443 millones. Como es común, cualquier cifra por debajo de estos niveles podría traducirse en un castigo para la acción que, de momento, presenta un aspecto técnico envidiable por sus homólogos del mercado español. En concreto, “los 6,60-6,50 euros se han convertido en el soporte de corto plazo y, mientras no pierda los 5,80 euros (un 20% por debajo del nivel actual), hay que confiar en el cambio de tendencia que ha dejado, con la intención de buscar los máximos del año, en 7,7 euros”, indica Luis Lorenzo, trader de Dif Broker. (Ver: ¿Seguir las recomendaciones de los brokers? En ACS, BBVA y Ferrovial, acertaron)




“Con lupa se mirarán los resultados de Bankinter”, dice Soledad Pellón, de IG. De esta entidad se espera un beneficio trimestral de 53 millones de euros, con unas dotaciones por valor de 73 millones (las menores de los bancos cotizados por su menor exposición al sector inmobiliario y constructor). Conoceremos sus cuentas este lunes 29, y llegarán después de cerrar la ampliación de capital liberada de 94 millones de euros que, sin ser dilutiva (se realizó con cargo a reservas) vino a premiar la confianza de los accionistas como si fuera un dividendo. Técnicamente, el 2013 ha sido un borrón y cuenta nueva para Bankinter, que ha mejorado su aspecto considerablemente hasta convertirse en el segundo que más sube del Ibex 35 en el año (35%). Además, “siempre y cuando se mantenga por encima de 2,50 euros, le quedará recorrido hasta atacar los 3,17 euros”, dicen desde BNP Paribas. Por debajo de 2,5, el riesgo es una caída hasta 2,3 y 2,19 euros. (Ver: Bankinter, la niña bonita entre la banca mediana. Banco Popular, la controvertida)




Pero el valor bancario que más se la juega con sus cuentas es Banco Popular. En estas semanas se ha acercado peligrosamente al precio al que realizó la macro ampliación de capital para captar 2.500 millones de euros. Si sus resultados no llegan o superan sus expectativas se juega un importante castigo en su cotización pero, ¿cuáles son esos números con los que debería cumplir? Según el consenso recogido por FactSet, debería comunicar unos beneficios de 88 millones de euros en el primer trimestre y unas dotaciones de 368 millones. Técnicamente, “tiene una zona de resistencia en los 0,71-0,72 euros con soporte en los 0,61-0,62 euros, rango lateral en el que lleva inmerso todo el mes de febrero. En los 0.80 tiene su máximo anual. Mientras no sea capaz de superar los 0.70-0.72 euros, no tomaríamos posiciones alcistas. Un nivel que coincidiría con un Ibex en los 8600 puntos”, explica Miguel Rodríguez Bonet, de Formacióntrading.com.




Aunque ya esté fuera del Ibex35, no podemos resistirnos a comentar el curioso caso de Bankia. El miércoles, al cierre de sesión, presentó sus resultados del primer trimestre (esta vez no se retrasó). Sus cuentas recuerdan a las de las financieras estadounidenses rescatadas por el Estado y que aún hoy siguen devolviendo el dinero insuflado. Al igual que sus homólogas del otro lado del charco, las ayudas públicas (4.500 millones a su matriz BFA) han logrado colorear de negro su balance. Entre enero y marzo la entidad presidida por Íñigo Goirigolzarri obtuvo un beneficio de 72 millones de euros, pero lo cierto es que estos beneficios son maquillados. Bankia todavía camina sobre las ascuas. El lunes llevó a cabo un contrasplit de sus acciones, agrupando en una proporción de 100 a 1 y partiendo de un precio de cotización el lunes de 17 euros. Sin embargo, en tan sólo cuatro sesiones ya ha perdido un 20% su valor. De hecho, Roberto Moro, de Apta Negocios, comenta que “no tiene fondo. Hace poco la mayoría de analistas fundamentales le daban un precio objetivo de 0,01 euros que, después del contrasplit, equivaldría a 1 euro". Además, a la fusión de las acciones se sumará la emisión de nuevos títulos en mayo para ser canjeados por las participaciones preferentes, lo que diluirá aún más la participación de los actuales inversores.

Necesitamos tu colaboración más que nunca

Si eres seguidor de Estrategias de Inversión y te resultan atractivos nuestros análisis, informes y herramientas, hoy es el momento de beneficiarte de nuestros contenidos Premium y ayudarnos a seguir siendo independientes.

La emergencia del coronavirus ha ocasionado un lógico desplome sin precedentes de la publicidad y es importante que sigamos siendo independientes para ofrecerte los análisis y herramientas que miren por ti.
 

Suscríbete ahora y  tienes 15 días para probarlo. Podrás cancelarlo sin ningún tipo de compromiso en caso de que no se ajuste a tus expectativas.

Hoy más que nunca, es el momento de apoyar los servicios que utilizas habitualmente

Quiero Colaborar