Las principales bolsas de Estados Unidos cerraron el mes en máximos históricos, desafiando así la regla no escrita que pronostica desgracias para los inversores en octubre.
Todo a pesar que el décimo mes del año comenzó provocando fuertes convulsiones en los mercados que hicieron pensar que estábamos al borde de la tan esperada corrección. Hay que recordar que desde 2011 el S&P 500 no ha sufrido una corrección de más de un 10%.

Los expertos de Legg Mason acaban de publicar una nota en la que ponen en perspectiva el pullback experimentado por los principales índices en Estados Unidos con respecto a los experimentados en los últimos cinco años. Para eso analiza el comportamiento del S&P 500 y el Russell 2000, el índice de compañías de pequeña y mediana capitalización que fue especialmente castigado hace unas semanas.

En concreto, los expertos de la firma especialista en la renta variable estadounidense afirman que “Las recientes caídas en la renta variable estadounidense a principios de octubre fueron muy pertubadoras, pese a que la mayoría de los inversores se las tomaron con calma. A posteriori fue la decisión adecuada; la corrección en el S&P 500 acabó por debajo del nivel del 10% que define una corrección –y fue además el menor de los últimos cinco retrocesos, basándonos en el precio de cierre del índice-“, afirman estos analistas.

Desde que comenzó el actual mercado alcista en marzo de 2009, el selectivo estadounidense se aprecia más de un 180%

No ha ocurrido lo mismo con las acciones de pequeña capitalización. Como apuntan los expertos de la entidad “la corrección en las acciones small caps fue la mayor desde 2011 con volatilidad en el Russell 2000 sobrepasando su media en el largo plazo también”.

Recuerdan que las caídas han venido bien a estos selectivos ya que desde entonces “ambos índices han repuntado con creces –el Russell 2000 un 9,05% y el S&P 500 un 6,6% -lo que nos recuerda que las subidas pueden ocurrir de forma rápida y poderosa como ocurren los retrocesos-“, explican.

Por último, en la gestora norteamericana recuerdan que la alta volatilidad en las small caps es normal. Y apuntan que “las correcciones y una volatilidad en aumento es a menudo una señal de un cambio de liderazgo –y una oportunidad para los gestores activos para realizar cambios que les permitan capturar valor dentro de esta situación-“.


Los mayores pullbacks en los últimos cinco años para el S&P 500 y el Russell 2000


Pullbacks en bolsa cinco años


Fuente: Legg Mason
 
Si quieres recibir alertas cuando estos valores cambien de ciclo bursátil, pinche aquí.