Tenemos cinco meses por delante en los que el mercado promete darnos grandes sorpresas, pues las políticas monetarias dispares de la Fed y el BCE se pronunciarán extendiendo los tentáculos de su influencia más allá de Occidente. Entre tanto, en los países emergentes India emergerá como un nuevo polo de poder mundial, mientras que China luchará por no enfriarse aún más. Con este cóctel de eventos buscamos las oportunidades de inversión por regiones de cara a los próximos meses.

EEUU: pendiente de la subida de tipos
El evento clave que marcará el devenir de los mercados globales en los próximos meses será la previsible subida de tipos de interés por parte de la Fed. Este evento supondrá un antes y un después en la política monetaria de los principales bancos centrales, pues abrirá la veda al fin de las políticas laxas. La mayor parte de los expertos consideran que el primer movimiento de ficha por parte de la Fed podría darse en septiembre, aunque Rosa Duce, economista del centro de inversiones de Deutsche Bank, resalta que “los recientes datos positivos de EEUU arrojan dudas sobre la posibilidad de que la primera subida sea en septiembre. Además, los grandes organismos internacionales, como el FMI y el Banco Mundial, aconsejan a la Fed esperar hasta mediados de 2016”. No obstante, la Fed encuentra razones para endurecer su política pues, como indican desde BNP Paribas, “el negativo efecto de la bajada del precio del petróleo sobre la industrial del shale oil podría darse por concluido y, dada la evolución de los beneficios empresariales, las condiciones crediticias y la confianza del empresario, la inversión en bienes de equipo estadounidense debería mostrar tasas de crecimiento del orden del 7,0%/8,0%. Todo ello respalda una creación de empleo en torno al 2,0%, que se traduce en una tasa de paro por debajo del 5,0%”, nivel que acorrala a la Fed para elevar tipos. De ahí que cobre especial interés el dato de empleo que conoceremos este viernes.  

Pero más que el cuándo, lo que debe preocuparnos es el cuánto y, en este sentido, la subida de tipos se realizará de puntillas. Como explica Natalia Aguirre, directora de análisis de Renta 4, “el ciclo de subidas de tipos de interés podría ser más pausado y con un nivel de llegada inferior al de anteriores fases de endurecimiento monetario de la Fed”. ¿Qué consecuencias tendrá este movimiento en el mercado norteamericano? Si nos remitimos a la historia, “la TIR del bono estadounidense a 10 años repuntó en meses posteriores a la prima subida de la Fed, sobre todo en 1994, cuando la subida fue mucho más brusca de lo esperado. Mientras que las bolsas de EEUU subieron antes y después de la primera subida de tipos, salvo en 1994”.

Reacción de los mercados (MSCI World Index) a anteriores ciclos alcistas de tipos
tipos y mercados

Fuente: BlackRock Investment Institute

Irremediablemente, el encarecimiento del dinero americano conllevará un impacto en el mercado de divisas y, aunque sea escasa la subida de tipos, “supondrá una revalorización del dólar contra el euro, pues a la par el BCE sigue devaluando la divisa europea. Las posiciones netas siguen siendo cortas en euros, pero ya no queda mucho margen para los inversores especulativos. Por ello, en cuatro semanas el euro ya no tendrá soporte y se limpiará el mercado de especuladores cortos. Manejamos un target para el ERUSUD de 1,05 dólares a final de año”, predice Alex Fusté.


EMERGENTES: entre la subida de tipos de EEUU y la ralentización  de China
La denominación de emergentes comprende un compendio de economías muy distintas. Así, el comportamiento de cada país responderá a diferentes eventos. En la zona asiática, Alex Fusté explica que la clave estará en el programa “One Belt, One Road”, iniciativa liderada por China que en el medio y largo plazo va a tener consecuencias muy positivas en la región asiática. Esta iniciativa pone el focus en la conectividad y la cooperación entre los 59 países que forman parte de la acción. La conectividad pretende mejorar las conexiones entre los países de la región para disparar los volúmenes de transacciones, “lo que va a convertir a China en un nuevo player global con capacidad negociadora, y va a suponer la consagración de China e India como nuevos polos de poder. Además, conllevará la internacionalización del remimbi, lo que será muy positivo para el mundo porque puede suponer una nueva divisa de reserva con la que liquidar más transacciones”, dice el experto de Andbank. En cambio, desde Fidelity consideran que la economía china necesitará nuevas medidas expansivas, como el recorte de la ratio de reservas obligatorias para dar impulso a una economía renqueante”. Sin embargo, descartan que la economía china vaya a sufrir un aterrizaje forzoso que arrastre consigo a la región.

Mientras, los países emergentes del área latinoamericana estarán muy pendientes de la política monetaria de la Fed, pues “un ciclo agresivo de subida de tipos en EEUU comportaría una crisis en emergentes por el gran endeudamiento de estos países en dólares. Hay 9 trillones de dólares en deuda emergente en dólares, una cantidad sin precedentes. Sin embargo, éste es un riesgo bajo porque no creemos en un ciclo subidas de tipos abrupto”, dice Fusté. Por tanto, con el precio del petróleo haciendo suelo, durante los próximos estos mercados estarán más pendientes de las reformas económicas de cada país y de los cambios monetarios de EEUU.

En medio de esta vorágine, la oportunidad de inversión más atractiva en esto mercados la dará la renta fija, carente de oportunidades en las regiones occidentales. Así, Andrew Wells, director mundial de inversiones de RF de Fidelity, considera que “lo que queda de 2015 y 2016 será un periodo muy interesante para los que invierten en la deuda emergente. Esta clase de activo está madurando y el interés en los bonos de las empresas emergentes va aumentando. Los rendimientos que ofrecen los mercados emergentes superan ampliamente los que se encuentran en los mercados desarrollados y el refuerzo de la confianza podría hacer que los inversores volvieran de nuevo la vista hacia estos mercados”.

Mapa de riesgos
riesgos

Fuente. MoraBanc

Lea el artículo completo en nuestra revista 
Si aún no está suscrito, suscríbase a Estrategias de Inversión aquí.