La última semana ha sido aciaga en la renta variable europea. Los vendedores han encontrado excusas en las subidas del verano, la falta de nuevas medidas del BCE y las caídas de Wall Street, donde los máximos podrían haber sido rotos en falso. Los principales índices del viejo continente se juegan soportes relevantes.
 
IBEX 35
El selectivo español, pese a que hace dos semanas había aguantado el tipo mejor que sus homólogos europeos, en las pasadas sesiones se le bajaron los humos. El selectivo español se metió por debajo de los 9.000 puntos con el agravante de dejar un hueco bajista abierto sobre este nivel. Si bien cierto, el Ibex 35 logró salvar a cierre de semana la zona de soporte de los 8.600 puntos, por donde pasa el retroceso de Fibonacci del 23,6% de todo el movimiento de caída entre los máximos de 2015 y los mínimos provocados por el Brexit.
 
Si logra aguantar por encima de los 8.600 puntos podría ir a atacar los 9.250 (38,2% de Fibonacci), pero si perfora soportes, correría el riesgo de descender a los mínimos anuales provocados por el Brexit hacia 7.600 puntos.
 
ibex

 

DAX
Después de un mes moviéndose en un estrecho rango entre 10.500 y 10.800 puntos, la semana pasada el DAX se vio arrasado como el resto de parqués europeos, abriendo con hueco bajista en los 10.400 puntos. Ahora el selectivo alemán se encuentra por debajo de la resistencia de los 10.550 puntos, nivel coincidente con el retroceso de Fibonacci del 50%. No obstante, a cierre de la semana pasada salvó el soporte de los 10.000-10.100 puntos, nivel en el que coinciden el retroceso de Fibonacci del 38,2% y la directriz bajista de largo plazo, ambos con origen en los máximos de 2015.
 
Si el DAX mantiene el tipo en próximas sesiones por encima de la directriz bajista, no sería descartable que cerrara, se posicionara por encima de 10.500 e intentara el ataque a los 11.000 enteros.

dax

 
 
EUROSTOXX 50

El índice compendio europeo no se sacude el polvo ni echando de sus filas a algunos bancos. El selectivo (Deutsche Bank y Credit Suisse dejaron de formar parte del índice el 8 de agosto). Sus caídas anuales superan a las de otros grandes parqués, siendo de más del 10,20%. Además, es de los pocos que no ha logrado superar la directriz bajista que nació en los máximos de 2015 y que pasa por los 3.150 puntos.

A cierre de la semana pasada rompió el soporte de los 2.950 puntos por poco. Este nivel se corresponde con el retroceso de Fibonacci del 23,6%. Si logra recuperar el tipo por encima, su siguiente objetivo será el ataque la directriz bajista y al retroceso de Fibonacci del 38,2%, es decir, a la zona entre los 3.125-3.150 puntos. En cambio, si sigue descendiendo, puede encontrar soporte en los 2.800 puntos, mínimos anuales que marcó en febrero y luego repitió con el referéndum británico en junio.
 
eurostoxx



CAC 40
Aunque en el año arrastra un menor lastre que los índices ya comentados, el CAC ha sido incapaz de superar la directriz bajista que nació en los máximos de 2015. Como el EuroStoxx 50. La ruptura de esta directriz pasaría por la superación de los 4.550 puntos, aunque antes tendría que rebasar la resistencia de los 4.400-4.425 puntos bajo la que cerró la semana pasada.

Lo que sí logró el CAC fue frenar su desangre en los 4.300 puntos, nivel de soporte intermedio gracias a que en junio el Brexit provocó un enorme hueco bajista con origen en este precio. Si este soporte no funcionara, el siguiente se encuentra más abajo, en los 4.200 puntos (23,6% de Fibonacci).

cac