Simón Pérez, Director de Inversiones de Panoramia y profesor de EIAF, analiza cuál es la etapa que viven los mercados en estos instantes y cuáles son las mejores oportunidades de inversión.
¿El mensaje de Draghi cree que servirá para que las bolsas terminen en positivo a final de año al menos en crecimiento de un simple dígito?

Sin ninguna duda nosotros creemos que el mensaje de Draghi va a dar alas para las bolsas para unos cuantos meses más. Pensamos como gran parte de la gente o una parte considerable de los analistas que la reacción de verano fue sobrerreaccionar a los datos de China. El tema de Grecia ya ha mejorado un montón y casi no se tiene en cuenta. Con la salvedad local de las elecciones en España y el proceso de secesión en Cataluña a nivel europeo vemos claramente como los datos macroeconómicos son cada vez mejores. Como los niveles actuales son inferiores de lo que deberían ser y como las palabras de Draghi van a permitir que recuperemos esos niveles durante este curso académico. Es decir, nosotros confiamos en volver a máximos de este año.

¿Superar los 11.000 puntos para el Ibex 35?

Sí. 11.400 sería un nivel razonable e incluso 12.000 puntos es un nivel razonable para este año. Estamos bastante alcistas. Llevamos una semana y media haciendo compras. Antes de las palabras de Mario Draghi la mayoría de ellas, luego tenemos jugosas subidas desde entonces, pero seguimos creyendo que es momento para comprar, que los niveles actuales son atractivos para comprar hasta mayo del año que viene por lo menos deberíamos ver un recorrido importante en las bolsas. Creemos que los 12.000 o 12.400 puntos es un objetivo razonable para antes del verano y que los 15.000 puntos es un objetivo nada descartable para el año que viene si el PIB sigue creciendo y se sigue generando empleo. Por lo tanto desde los niveles actuales sería un potencial de subida de en torno a un 40% en poco más de año y medio. Las bolsas deberían cerrar el año con subidas de más del 10%.

¿Qué factores hay que tener en cuenta para invertir en este escenario?

Pensamos que el temor a la subida de tipos de Estados Unidos es exageradísimo para el efecto cuantitativo que luego a tener en los mercados. Es un tema que aburre. Estamos empezando a dejar de considerarlo porque ya está bastante descontado. Efectivamente el día que bajen tipos inesperadamente las bolsas pueden caer un 5% o un 10% en un trimestre. Pero como no sabemos cuándo va a ser y va a ser inesperado creemos que es un efecto que debemos, no ignorar, pero sí reducir su impacto en nuestro análisis global. Aún así creemos que la Fed subirá tipos más pronto que tarde y estamos muy cerca de esa subida de tipos. Ello lo que hace es que no tengamos fondos de renta variable directa de Estados Unidos. Asumimos que los mixtos y todos los fondos globales ya tengan una parte importante de Estados Unidos en la cartera y lo que no cogemos son fondos sectoriales de Estados Unidos en estas carteras. No lo tendríamos en cartera por esa posible subida de tipos pero nada más. No hay que estar tan preocupados. Luego se encarecerá todo el crédito en Estados Unidos pero estamos hablando de niveles tan bajos de coste financiero que el impacto no va a ser tan grande.

¿Apostaría por una inversión más agresiva que defensiva en este entorno?

La gestión de patrimonios tiene que ser de largo plazo con pocos cambios en el año pero muy estudiados. Este año deberíamos haber aumentado el riesgo en enero especialmente en China. En abril redujimos China y fue un gran acierto. No redujimos Europa antes de verano, que ha sido un pequeño fallo. Lo que recomendamos es aumentar el riesgo sin ninguna duda. El cliente que tenga un 30% ahora en bolsa en su cartera debe pasar a tener un 40% y así sucesivamente. Se debería haber reducido riesgo en agosto pero la caída fue muy precipitada en cuatro sesiones y difícil de predecir. Consideramos que con independencia de que se hubiera reducido el riesgo en mayo, que hubiera sido lo correcto, ahora sin duda, los niveles actuales, son para incrementar el riesgo en las carteras en bolsa europea de aquí a junio.

¿Sería atractivo seguir invirtiendo en consumo y IT?

Creemos que lo seguirán haciendo bien los próximos meses con sectores propios de un momento de recuperación, con salida de la recesión. Esos sectores serían construcción, inmobiliario, banca, tecnología, y consumo. Aunque consumo cíclico. Nosotros somos de la visión de que, dado que Europa está con políticas monetarias y tiene un ciclo retrasado dos años respecto a Estados Unidos. El focus claro nosotros lo vemos en Europa y en estos sectores procíclicos.

¿Hay posibilidad de invertir en renta fija?

Nosotros pensamos que una oportunidad muy buena, especialmente después de la bajada de rating, es el bono de Brasil en dólares americanos con una rentabilidad del 5,85%. Es decir, paga tres veces lo que paga el bono español a 10 años con el mismo rating. En Brasil llevan dos años subiendo tipos porque hay una inflación superior al 12%. Lo que sucede es que la inflación devalúa el poder de los bonos a largo plazo y por tanto es un coste financiero. Es un mal, pero es un mal si inviertes en reales brasileños. Al comprarlo en dólares americanos estamos quitándonos de encima el riesgo de la divisa. Brasil es una economía independiente que todavía tiene la máquina de imprimir billetes, está entrando en recesión, entonces lo previsible es que en vez de subir tipos como en los últimos dos años los empiece a bajar.

También Rusia, que tiene una situación parecida. En vez de comprar el bono de Rusia compramos el bono Gazprom, que aún es más rentable. Lo compramos a 19 años. Lo hacemos a una duración más larga porque si la expectativa es que bajen los tipos de interés la duración del bono mide el grado de ese impacto. Son bonos que aunque el tipo de dinero oficial en Rusia se reduzca un punto ese bono puede subir un 20%. También en dólar americano.

Algo más defensivo tenemos bonos de México, que tienen mejor rating que España en libras esterlinas a una rentabilidad del 3,21% a plazos de menos de 10 años. El rating es elevado y eso que economías como México son más solventes en términos crediticios que no como la economía española.

¿Hay algunas compañías españolas en las que se están fijando?

En términos de renta fija hay bonos de OHL y Abengoa que en momentos que el mercado se tensiona un poco como ahora con los procesos electorales podríamos ver oportunidades importantes. Hay compañías como IAG, NH Hoteles. Hay compañías españolas que en momentos de corrección de tensionamiento en las primas de riesgo sí que podemos ver pequeñas oportunidades en España.