La mala costumbre nos hizo irnos de fin de semana con una desazón sólo propia de alcistas convencidos. Las bolsas nos han devuelto a una realidad movida por Ucrania y en la que la volatilidad campa –no a sus anchas…- pero sí con vía libre. 

Bastó una palabra de las tropas rusas para ‘sanar’ la brecha abierta por los cortos. El pasado viernes, cuando corría la tinta en las redacciones sobre lo que sería un cierre semanal catastrófico para el Ibex 35 (en mínimos de febrero, al borde del 9.700), el mercado se levantó nuevamente gracias a las declaraciones de comandantes rusos que reconocían no tener ninguna intención de ‘entrar’ en Crimea traspasando la frontera.

El argumento fue suficiente para convencer a algunos cortos a que cerraran sus posiciones tanto en la bolsa española como en la alemana, donde el Dax preocupa…y mucho más que el Ibex 35 a los expertos.

La mesa de préstamos destaca la apertura de nuevos cortos en 40 de los últimos 45 días”, aseguran desde el Departamento de Análisis de Morgan Stanley. “Nuestro equipo de ventas americano destaca la ventas/coberturas por parte de fondos apalancados/HFs frente a la posibilidad de contagio hacia mercados desarrollados por parte de los emergentes”.

Ucrania se encuentra detrás de la inestabilidad que viven las bolsas de manera puntual, dado que es cierto que, en ocasiones, las bolsas han ignorado la crisis desatada en la frontera de Crimea. Ahora bien, hoy en día da la sensación de que los inversores sí se han vuelto más susceptibles a esta situación, pero ¿por qué ahora y no antes?

Si desde Morgan Stanley prevén que la corrección se mantenga en el tiempo, ¿qué puede haber detrás? De un lado, a Ucrania se suman otros emergentes como es el caso de Turquía que sigue pareciendo una situación "complicada".  Bajo un informe titulado "Lo que los analistas están mirando libre de riesgo", el país lindante con el Mediterráneo no es uno de los activos. "El bono a diez años se encuentra en el 11%, el nivel más alto desde el último trimestre de 2013", reconocen los expertos de Stifel Nicolaus Research Department.

Bono turco 10 años (FUENTE: BLOOMBERG)

Bono turco 10 años (FUENTE: BLOOMBERG)

Y también lo es evidentemente China -que ya no se sabe muy bien si fue origen o parte ahora de la caída-. "Los inversores de ETF están poniendo fuera su dinero de China más rápido que cualquier otro mercado del mundo", comentan desde Morgan Stanley.

Pero más allá de los emergentes hay un aspecto a considerar en lo que respecta a la caída de los mercados como es la volatilidad. "Es elevada y ya son 7 las semanas que el mercado de renta variable español, sigue cotizando extremadamente volátil y lateral", comenta Gisela Turazzini, cofundadora de Blackbird. El índice VIX de volatilidad subió en su última sesión -la del pasado viernes- un 9,85%. Esto le deja en un aumento en el año superior al 25%, y si bien se encuentra lejos de su pico anual, ya se coloca a las puertas de los 18 puntos básicos. No puede hablarse de elevada volatilidad en estos niveles, pero sí de cotas significativamente superiores a las que estábamos acostumbrados a ver. 

"Están acumulando dinero en los fondos cotizados vinculados a la volatilidad", reconocen desde la neoyorquina Roosevelt Investment Group. "Los precios récord de acciones de Estados Unidos están haciendo subir la demanda de protección" de activos, versa uno de sus informes. Y es que, al parecer, "el 44% de los blue chips" estadounidenses "cotiza en fase de techo". Según Turazzini, "un 16% restante cotiza en fase bajista y un 40% en fase alcista. Eso nos indica claramente que el grueso de la bolsa americana, está cotizando en fase avanzada de mercado".

Cotización VIX (FUENTE: BLOOMBERG)

Cotización VIX (FUENTE: BLOOMBERG)

El miedo a posibles caídas unido al temor de una posible guerra en Crimea o de una desaceleración del mercado asiático...nos lleva a otro elemento fundamental de toda caída: el oro. Las apuestas sobre el metal el metal dorado han vuelto a repuntar.  “La tendencia es claramente alcista. Quien tenga posiciones las tiene que seguir manteniendo y mientras no pierda el soporte en 1.350 dólares, se puede estar largo en oro sin problemas”, aseguraba Miguel Ángel Cicuéndez, agente financiero de Inversis Banco. 

Desde la casa neoyorquina reconocen que las apuestas sobre oro dentro del mercado de ETF son netamente en una misma dirección dado que "nueve de los diez contratos de mayor propiedad son alcistas". Reflejo de ello es la subida del mayor ETF de oro del mundo, el SPDR Gold Trust, que se anota un 12% en lo que llevamos de año, síntoma de la necesidad de buscar refugio de los inversores y del exceso de liquidez que abunda en el mercado. Es el destino de inversión cuando la renta variable renquea y la rentabilidad de la renta fija se esfuma de repente.