Las inmobiliarias españolas clásicas se sacuden el polvo y sacan la cabeza tras la crisis. La aceleración en el alza de los precios en el mercado inmobiliario nacional está haciendo que el interés inversor se dirija de nuevo a estas compañías tan denostadas por el mercado en los pasados años. Así, varias de ellas están protagonizando destacados movimientos bursátiles.

 
Podríamos haber visto ya el punto de inflexión en el mercado inmobiliario español, pues los precios del suelo, alquileres y ventas de inmuebles acumulan ya varios meses de subidas. De hecho, los precios de las casas han subido un 7% desde 2014 y los del suelo un 10%. Además, las previsiones apuntan a que este camino al alza de los precios podría continuar a un ritmo del 3% de media, incluso del 5% en las zonas premium, respaldado por una demanda creciente. De hecho, según el Informe del Sector Inmobiliario de Bankinter, la demanda residencial continuará creciendo hasta niveles de 450.000 viviendas este año gracias a la mejora en el empleo, los reducidos costes de financiación y el mayor atractivo de la vivienda como inversión.


PERSPECTIVAS DE DEMANDA DE VIVIENDA

 


Fuente: Bankinter 

 
Además, como recoge el último informe de Tendencias del Mercado Inmobiliario Europeo en Europa en 2017 elaborado por PWC, Madrid y Barcelona se encuentran entre las ciudades europeas más atractivas para invertir en inmobiliario “gracias a las buenas perspectivas de crecimiento de los alquileres y la mejora de la situación económica en el país”. Conocedoras de estas favorables perspectivas, la mayor parte de las inmobiliarias cotizadas españolas están presentes e, incluso centradas, en estas zonas estratégicas.
 

PRECIOS VIVIENDAS

Fuente: Quabit

 
Con estas perspectivas sobre la mesa, veamos lo que están haciendo y se espera que hagan en bolsa las inmobiliarias españolas:

QUABIT
La compañía presidida por Félix Abánades ha vuelto, y con fuerza, al radar de los inversores tras presentar su plan estratégico 2017-2020 en enero y lograr captar varias fuentes de financiación. Tras un 2015 que se le atragantó a la empresa al irse al traste las negociaciones con dos fondos internacionales, a finales de 2016 recibió un balón de oxígeno al firmar una línea de crédito por valor de 60 millones con Avenue. Además, desde la propia inmobiliaria indican que han firmado varias líneas de crédito bancario y acaban de lanzar una ampliación de capital de 38 millones. Con todo ello,Quabit planea invertir 455 millones en suelos y acabar entregando 4.090 viviendas antes de 2021 –centrándose en Madrid, Barcelona, Costa del Sol y Valencia-.

Este plan estratégico ha convencido a la casa de análisis Arcano, que espera que a partir de 2019 Quabit entre en una dinámica normalizada a nivel operativo, cumpliendo con el calendario de entrega de viviendas, generando un ROE en 2019 de 18%, lo que justificaría el uso de múltiplos sobre valor en libros cercanos a 2x. Además, de cumplirse los planes, pronostican que Quabit triplique su valor en bolsa, lo que la propia compañía contemplaba como uno de sus objetivos del plan estratégico, junto con remunerar al accionista con un retorno sobre la inversión superior al 5% en concepto de dividendos. De hecho, Quabit ya ha comenzado a convencer también a los inversores, que han hecho que en lo que va de año se revalorice un 12% (aunque el salto ha llegado a ser del 48%).
 


INSUR
Con una renovada imagen y nombre, la antigua Inmobiliaria del Sur presenta una cara más amable para el mercado. Insur está volcada en su plan estratégico 2016-2020 con el que pretende incrementar la tasa de ocupación de sus inmuebles hasta el 85%-90% en 2020 (desde el 68% en septiembre de 2015), y facturar 16,5-17,5 millones de euros. Para ello, planea entregar 2.000-2.500 viviendas –centrándose en Madrid y Costa del Sol- en este periodo e ingresar 550-650 millones en total.

La firma Arcano también se ha pronunciado a favor de Insur, confiando en que la compañía mejorará su ROE en 2018 a niveles cercanos al 15%, una vez empiecen a madurar las promociones actualmente en desarrollo. Esta mejora justificará un aumento de los múltiplos de valoración a los que debería cotizar Insur y así Arcano sitúa su precio objetivo en un año en los 13,9 euros por acción, lo que supone un potencial de subida del 65% sobre los precios actuales. De momento, las acciones de la inmobiliaria han avanzado un 14% en bolsa este 2017.


RENTA CORPORACIÓN
También Renta Corporación se sacude el polvo apoyándose en su plan estratégico 2016-2020. Su nueva estrategia fomentará la gestión de activos con terceros y en especial con fondos de inversión inmobiliarios, en línea con la alianza que Renta Corporación y Kennedy Wilson firmaron en diciembre de 2014, a través de la cual ya se han cerrado tres proyectos inmobiliarios por valor de 55 millones de euros. Con todas estas medidas, la compañía prevé generar 80 millones de cash-flow operativo y duplicar el beneficio neto anual en los próximos 5 años, hasta alcanzar los 20 millones de euros. (Ver: Los insiders echan un pulso en Renta Corporación ante una promesa de revalorización del 63%)

Nicolás López, de MG Valores, resalta que “Renta Corporación renegoció toda la deuda y es una compañía que vuelve a partir de cero con estructura de costes muy pequeños, solo compra inmuebles que luego venderá y es una compañía bien gestionada y con un modelo de negocio que puede funcionar”. De momento, en lo que va de año ya ha subido un bolsa un 10%.
 

COLONIAL
La apuesta por crecer en el mercado inmobiliario es la máxima de Colonial, muestra de ello es la adquisición del 15,09% de Axiare, renunciando a lanzar una OPA sobre la compañía. Además, pretende cumplir con un plan de inversiones de 300 millones al año, centrándose en Madrid, Barcelona y París, reducir deuda y ofrecer una rentabilidad por dividendo del 2-2,5%.

El consenso de mercado sitúa el precio objetivo de Colonial en los 7,45 euros, lo que implica un potencial de subida adicional del 10%, mientras que en lo que va de ejercicio se revaloriza un 2%.
 

URBAS
El despertar de Urbas en bolsa va de la mano de su plan estratégico que incluye la comercialización de 1.600 viviendas al año en España. De hecho, calcula que puede vender estas viviendas a un precio de 167.000 euros cada una, lo que le garantizaría unos beneficios de 40 millones y unos ingresos de 250 millones. Todo ello tras absorber los activos de Aldira Inversiones Inmobiliarias y Alzas Residencial y pendiente de captar más financiación, probablemente a través de una ampliación de capital.  
 
Entre tanto, en bolsa despierta en interés de los inversores de forma desmedida, pues en lo que va de año ya ha más que duplicado su precio, aunque también hay que decir que debido a su baja capitalización y liquidez, es más proclive a los movimientos de bruscos de cotización.
 

REALIA
El caso de Realia es especial, pues sobre ella pesa la OPA de Carlos Slim. Ahora, la inmobiliaria controlada por el magnate mexicano también se está sacudiendo el polvo y, para ello, está negociando un préstamo de hasta 700 millones de euros. El fin de este préstamo es pagar otro préstamo anterior, valorado en 680 millones de euros que caduca en abril de este año. Realia está empeñada en sanear sus cuentas y reducir la deuda, que a finales de septiembre alcanzaba los 941 millones de euros, habiéndose reducido un 46% con respecto a un año antes.

En bolsa, aunque ha sido penalizada en meses pasados por la oferta de OPA a 0,80 euros que lanzó Slim, en lo que va de 2017 ha logrado rebasar este nivel y sube ya un 4%.



También le puede interesar: 
Socimis, configurando el nuevo mapa inmobiliario español