A pesar de que el BCE defraudara a los mercados de renta variable con un programa de estímulos que fue juzgado como insuficiente, el euro no ha parado de caer. Ronda los mínimos de dos años, aunque los expertos alertan de que esto no es Jauja: se cuece el rebote y, además, no podemos pensar que un euro débil es únicamente beneficioso.


El EURUSD ha marcado mínimos de dos años cotizando en la zona de 1,25 dólares debido a los malos datos macro que apuntan a un estancamiento de la economía europea, sobre todo de los países que antes eran las locomotoras, como Alemania o Francia. Además, la tendencia sigue siendo bajista por la política expansiva europea y también por que el dólar está fuerte frente a una cesta de divisas. De hecho, el dólar ya se ha revalorizado este año un 8,50% frente a la divisa comunitaria. Técnicamente el tramo importante de movimiento del par está entre 1,20 y 1,40. "A medio y largo plazo consideramos que la tendencia bajista acaba de comenzar y no encontramos fundamentos para pensar que el precio puede desarrollar una estructura de máximos / mínimos crecientes sostenible a partir de los niveles actuales. En este marco temporal tendríamos que mirar mínimos y el siguiente se encuentra en 1,2040 que es el de 2012", indica Luis Francisco Ruiz, director de análisis de Estrategias de inversión. Y, a corto plazo, "todo rebote del par debería frenarse en 1,2780, que es un stop de medio plazo", indica Sara Carbonell, Relationship Manager de CMC Markets.

EURUSD
.

Y, es que, las expectativas de revalorización del dólar cobran fuerza también frente a otros cruces pues, según datos del mercado de futuros recavados por Reuters, las posiciones netas largas en dólares frente a otras divisas han subido de 35.810 millones de dólares en la partida de grandes especuladores, a 37.360. Éste es el mayor nivel desde junio de 2013. Las expectativas alcistas del dólar se mantienen frente a otras monedas a excepción de la libra, precisamente porque es la divisa occidental que antes podría experimentar una subida de su tipo de cambio.

Contratos netos abiertos, en número de contratos, de grandes especuladores en los mercados de futuros sobre divisas de Chicago:

DIVISASCONTRATOS CORTOS ANTERIORESCONTRATOS CORTOS ACTUALES
Euro141.965137.525
Yen105.422122.878
Franco suizo13.37512.557


¿A qué se debe este movimiento? Según Gisela Turazzini, CEO de Blackbird, “no es nada más ni nada menos que una clara repatriación de dólares, puesto que las políticas monetarias no convencionales han depreciado al billete verde ha niveles muy exagerados, pero EEUU ha vuelto a sentar cátedra y estamos viendo de que manera las políticas monetarias de zonas económicas como Europa o por ejemplo Australia se han adelantado a advertir que para ser más competitivas necesitan una divisa más débil lo que implica rebajar el precio del dinero. Además, las posibles subidas de tipos de interés en EEUU deberían animar una tendencia alcista que podría ser estructural en el dólar”.

Además, hace unas semanas, mientras el mercado esperaba ojiplático a que el BCE diera más detalles sobre sus medidas de estímulo monetario, un consejero del BCE afirmaba que el efecto de un descenso del euro era equivalente a nuevas medidas monetarias. Valorándolo de esta forma, la conclusión era obvia: no hace falta tomar nuevas medidas monetarias puesto que la depreciación del euro lo hace innecesario. Sin embargo, José Luis Martínez Campuzano, estratega jefe de Citigroup en España, pone en duda esto pues, ¿no será que la depreciación del euro anticipa estas medidas que están en el aire? Los mercados viven de expectativas. Y de otra forma no se puede entender que la moneda europea haya perdido ya más del 5 % desde sus máximos antes del verano considerando:
1. El superávit por cuenta corriente;
2. El continuo drenaje de liquidez que suponen las devoluciones de los LTRO;
3. El mejor comportamiento relativo de sus mercados.

Para que todo sea coherente, el experto de Citi indica que “lo que hace que el euro caiga es que el BCE se embarque en una política amplia de compra de papel, inicialmente de papel privado, para luego extenderlo a público”. Por lo tanto, se descuenta que el organismo europeo se guarda un último as en la manga aunque, ¿cuánto tiempo se pueden mantener las promesas/amenazas sin que finalmente se materialicen? De hecho, ya vimos cómo las bolsas fueron las primeras que se tomaron mal que el BCE no fuera más concreto con sus programas de estímulo futuro y siguiera viviendo de las promesas.

EVOLUCIÓN EURO-DÓLAR vs. IPC:

euro dolar ipc


Sin embargo las fuertes caídas sufridas en el último mes “nos hacen estar cautos en el corto plazo, puesto que lo sensato es ver un rebote”, alerta Turazzini. Así pues, a corto plazo, el exceso de posiciones cortas frente al dólar también podría acarrear movimientos especulativos de rebote a corto plazo. De hecho, en nuestra cartera premium de Trading mantenemos en vigilancia una posible apertura de posiciones largas en el EURUSD si supera 1,27. Luis Francisco Ruiz justifica esta idea en que “el precio se ha estresado mucho a la baja y podríamos esperar un giro al alza por el cierre de cortos en el corto plazo”. Aún así, para el largo plazo seguimos siendo bajistas con el par: “nosotros pensamos que el euro tiene que estar aún más bajo por fundamentales, además, desde el punto de vista técnico tenemos las medias móviles cruzadas a la baja con máximos y mínimos decrecientes, lo que indica que la tendencia de fondo es bajista. Además, el momento macro de EEUU es mejor que el de Europa y el diferencial de tipos es más atractivo el dólar que el euro”.

También podemos especular y beneficiarnos a medio plazo con la revalorización del dólar frente al euro. Así pues, como comenta Pablo Nortes, analista de fondos de Tressis, “teniendo en cuenta que en EEUU se comenzará a intensificar el debate sobre tipos de interés y que en Europa la inflación se encuentra a los niveles que se encuentra, el movimiento fundamental sería la apreciación del dólar en contra del euro. En este sentido, podríamos considerar tomar fondos en dólar a medio plazo, aunque sabiendo que acarrea volatilidad y riesgo”.


CONSECUENCIAS DEL EURO DÉBIL
La caída del euro puede tener consecuencias positivas para las economías europeas ya que:
- estimula el consumo mediante la manipulación del efecto riqueza alterado por los precios de los activos cotizados
- incremento en el poder adquisitivo provocado por unos mejores costes financieros.
- Mejora la competitividad, lo que es altamente beneficioso para las compañías exportadoras

Pero un euro demasiado débil también tiene sus consecuencias perniciosas:
- Desequilibrio en las balanzas fiscales. Como justifica Sara Carbonell, Relationship Manager de CMC Markets, “es cierto que tampoco es bueno que el euro esté muy débil, pues para las empresas europeas aumenta el coste de importaciones de las materias primas que cotizan en dólares y ese aumento de costes puede hacer subir el precio de sus productos para nosotros y, si no va acompañado de aumento de salarios, creará una inflación no natural”. En conclusión, un euro muy débil “haría que nos empobreciéramos más”.

Hay que tener en cuenta el encarecimiento de las materias primas que cotizan en dólares y que, por tanto, aumentan los costes de producción de las industrias europeas como, por ejemplo:
- Madera: desde el 2011 se ha incrementado un 9% (de niveles de 320 a 351 dólares)
- Paladio (muy utilizado en el sector automoción): se ha incrementado un 23% desde 2011 (de 610 a 756 dólares la onza)
- Petróleo (Brent): desde 2008 se ha incrementado un 130% (desde 39 a 91 dólares por barril)

Ahora bien, también hay otras materias primas que han experimentado descensos en sus precios:
-Cobre: desde 2007 ha caído un 30%
-Combustóleo, desde 2007 ha descendido un 22%
-Gas Natural: desde 2007 ha experimentado descensos de hasta el 70%

En este sentido, países netamente exportadores con una balanza comercial positiva, como Alemania, podrían verse aún más beneficiados de la caída del euro porque podrán exportar más gracias al abaratamiento de los costes que puede compensar el encarecimiento de algunas materias primas en dólares. En cambio, España, que tiene una balanza comercial deficitaria, podría verse perjudicados si no consigue remontar su saldo a favor de las exportaciones. No obstante, en nuestro país las compañías que más se pueden beneficiar de esta tendencia a la baja del euro son “las exportadoras y compañías con importante saldo de ventas en EEUU, como por ejemplo BBVA, ACS, Acerinox, Viscofan, Tubacex o Inditex”, indica Turazzini.

Con este telón de fondo, Daniel Pingarrón, estratega de mercados de IG, concluye que "dado el contexto actual, en el que el precio del petróleo ha bajado muchísimo (90 dólares/barril), la economía europea sigue con una inflación en tendencia bajista, y el comercio exterior a nivel mundial se está frenando, creo que las ventajas de la debilidad del euro en la economía europea alcanzan uno de sus puntos máximos de los últimos años".