En Fidelity lo tienen claro; a pesar de que los principales índices estadounidenses llevan más de seis años al alza, la tendencia podría continuar en el largo plazo y las razones que sustentarían las subidas serían muy diversas.
Por un lado hablan que a pesar de las alzas de los últimos años, las valoraciones de la renta variable de este país siguen siendo atractivas. Explican que “el PER actual sólo está ligeramente por encima de la media a largo plazo Aunque las acciones estadounidenses presentan valoraciones razonables atendiendo a los indicadores tradicionales, como el PER y el precio-valor en libros, están baratas comparadas con la deuda pública estadounidense”.

En este sentido afirman que si se compara la rentabilidad por beneficios de la bolsa con el interés de los bonos del Tesoro de EE.UU. a 10 años; la diferencia entre los dos se sitúa actualmente en más del 3,0%, muy por encima de la media del 0,2% de los últimos 30 años.

PER del S&P 500


Para Aditya Khowala, gestor de Fidelity: “tras el positivo periodo que han vivido las acciones estadounidenses después de la crisis, es normal que los inversores duden sobre la sostenibilidad del movimiento alcista en el futuro”.

El experto alerta que es inevitable que se produzcan algunos reveses en el corto plazo pero, con todo, asegura que “desde una perspectiva a largo plazo, creo que las acciones estadounidenses están en medio de un mercado alcista que estará liderado por la innovación procedente de sectores como atención sanitaria, tecnología e industria”.

Creen en la entidad que ningún otro mercado del mundo está tan empeñado en mejorar el valor para el accionista. Explican que “a pesar de haber subido más del triple desde 2009, el índice S&P 500 sigue ofreciendo una rentabilidad por dividendo muy competitiva en torno al 2,0%”. Es más, en los últimos 16 trimestres, los dividendos del S&P 500 han crecido una media del 14,1% interanual; mucho más que la mayor parte de los activos.

tendencias de los dividendos


Por si fuera poco, los analistas de la entidad aseguran que la recuperación estadounidense está asentada y que la economía ha crecido más de un 10% comparado con el comienzo de 2007, antes de que la crisis financiera mundial estallara.  “La recuperación explica por qué la Reserva Federal estadounidense es el único gran banco central que está endureciendo su política monetaria y será el primero en comenzar a "normalizar", dicen en la entidad.

¿Deben preocuparse los inversores por una subida de tipos?

En Fidelity apuntan que “en los últimos cuatro ciclos de subidas de tipos en EE.UU. las acciones estadounidenses mostraban ganancias un año después de la primera subida de tipos en todos los casos, con un avance medio del 6,8% en estos periodos”.

evolución sp y tipos


“Aparte de los factores estructurales positivos, la economía está viviendo una potente recuperación cíclica que puede constatarse tanto en el auge continuado del sector de la vivienda como en las impresionantes cifras de creación de empleo, que han dejado la tasa de paro por debajo de los niveles anteriores a la crisis. El hundimiento del precio del petróleo en fechas más recientes dará un enorme impulso al consumo debido al abaratamiento de la gasolina, que esperamos que compense con creces el efecto negativo derivado del descenso del petróleo para las inversiones en el sector energético”, afirma Ángel Agudo, gestor del FF America Fund.

Hay otras razones. Para estos gestores, el perfil demográfico de Estados Unidos es mucho mejor para las bolsas que el de otros países ya que su población está creciendo al ritmo más rápido de todos los países del G10. A este respecto, destaca el hecho de que la tasa de crecimiento poblacional de EE.UU. es comparable a la de países emergentes como Indonesia y Brasil.

QUIZÁ LE INTERESE LEER. “El S&P 500 sigue siendo atractivo por sus dividendos” o “Agudo: aún existen buenos argumentos para invertir en EEUU”