El crash bursátil que acarreó los resultados de la consulta en Reino Unido tuvo una víctima por encima del resto: la banca. Los fuertes descensos del sector se vieron reflejados en todas las regiones, aunque en España tuvo un gran impacto. Las entidades están muy tocadas y tienen más miedo.
 
Si hay un sector que ha recibido el resultado del referéndum sobre el Brexit como un auténtico jarro de agua fría ese ha sido sin duda el financiero. Los bancos recibieron el castigo de la salida del Reino Unido de la Unión Europea debido a su más que posible abandono del mercado común, a las proyecciones del debilitamiento de la economía y la industria bancaria a consecuencia de este suceso, y a la situación política turbulenta a raíz de este resultado en el ámbito europeo.

Centrándonos en la banca española, que ya venía acumulando caídas espectaculares desde los máximos registrados en abril del 2015, la repercusión del Brexit ha sido mayúscula. Los dos mayores bancos del país, Santander y BBVA, en tan solo dos días acumularon números rojos cercanos al 20%. Una auténtica sangría que tuvo un claro reflejo en el Ibex 35. Índice que retrocedió hasta llegar a quebrar los mínimos anuales de febrero.



En esta línea, según José Luis Cárpatos, analista independiente, indica que el sector financiero sigue estando debilitado. Eso es lo que se observa en un gráfico publicado por Reuters que recoge su evolución en los últimos días.

Así, los expertos de la agencia de noticias comentan que lo más lógico sería en los próximos días que volvieran a tocar la zona de soportes clave en 116 o incluso un poco más abajo, para entonces rebotar con fuerza a 130. Ven poco probable que el rebote sea de fiar, mientras no se tantee más ese soporte. Por tanto, su recorrido en el corto plazo aún puede adolecer de abatimiento.

Sector bancario


Además de la gran banca española, la mediana, también sufrió en sus propias carnes el Brexit como así se mostró en sus cotizaciones con pérdidas importantes de su capitalización.Caixabank, Sabadell(especialmente),Bankinter, Bankia y Popular, vivieron una auténtica sangría en los dos días post referéndum.



Esto ha llevado que la mayoría de los expertos hayan realizado ajustes en sus recomendaciones sobre estos valores bancarios españoles con recorte de precios objetivos. El impacto futuro del Brexit, unido a la situación puramente del negocio de los bancos que siguen siendo incapaces de ampliar sus márgenes ante las políticas de tipos de interés cero por parte del Banco Central Europeo, son una dura losa que recae sobre sus espaldas.

Pero el tema de fondo es… ¿Cuál es la situación actual de los bancos y cómo se encuentran sus balances al margen que desde el punto de vista técnico padecen una tendencia bajista atroz? Si nos centramos en las recomendaciones del consenso de mercado, lo cierto es que ninguno de los valores bancarios goza del visto bueno mayoritario de los expertos. De entre todas, la que tendría mayores recomendaciones de compra sería Bankia, con un 48% del total, y que de hecho estamos viendo cómo ha sido la que más ha celebrado el resultado electoral.




El resto de entidades bancarias aglutina en su mayoría recomendaciones de mantener y de venta, con precios objetivos que se han ido reduciendo con el paso del tiempo. Sin duda la situación de incertidumbre se ha trasladado tanto a su cotización como a la valoración de los analistas por sus títulos.

Sin embargo estas caídas sí suponen un interés si marcamos el largo plazo como el principal espacio temporal. Sobre todo si apuntamos a dos variables: PER y rentabilidad por dividendo. En el caso de la primera, todas las entidades bancarias gozan de una rentabilidad por dividendo interesante con Caixabank a la cabeza 6,6%.



Rentabilidad por dividendo de los bancos


En relación a la ratio PER, el cruento varapalo que acumulan las entidades financieras han provocado que se abaraten en relación a su beneficio y el precio de cotización. Viendo las métricas, se puede afirmar que los bancos están baratos de cara al largo plazo, aunque hay que tener en cuenta la incertidumbre en la que se enmarca al sector de cara a afrontar los próximos años.

Con todo y con ello Santander luce como el banco más barato del panorama español con un PER que ronda las 6,7 veces, seguido de Sabadell (7,5); BBVA (7,9); Caixabank (7,9); Bankia (7,9); y Bankinter (11,9).

PER de las entidades bancarias españolas


En último lugar, en cuanto a la ratio precio/valor en libros, también pone sobre la mesa el estatus del sector. En este sentido, Bankinter estaría en cotizando a 1,4; seguida de BBVA (0,7); Santander (0,6); Bankia (0,6); Caixabank y Sabadell (0,5); mientras que cerraría Banco Popular (0,2)



Precio valor en libros de los bancos espanoles