Desde que se conociera el veredicto del referéndum británico la semana pasada, el miedo ha hecho vivir a los índices europeos algunas de las peores sesiones de su vida. Además, la sangría de ventas podría no haber cesado, por lo que los  inversores deben tomar niveles de referencia históricos para intentar prever dónde se frenarán. 

IBEX 35
El Brexit ya ha provocado en el Ibex 35 consecuencias históricas e indeseables, como su peor  cierre de todos los tiempos con una caída del 12,35% el vienes pasado. Además, esta pérdida, sumada a la que experimentó ayer, llevó al selectivo a marcar nuevos mínimos históricos. Además, el Ibex 35 se queda sin red de seguridad hasta los 7.500 puntos, nivel en el que hizo mínimos den junio de 2013 y precio desde el que inició el camino alcista que culminó el año pasado en los 11.800 puntos.

Por encima el Ibex 35 encuentra su primera resistencia en los anteriores mínimos anuales marcados en los 7.746-7.750 puntos, aunque el principal obstáculo está en los 9.000 enteros, pues desde este nivel se desencadenó el enorme hueco bajista del viernes y también pasa por aquí la directriz alcista que perdió la semana pasada.
 
ibex 35



DAX 30
Las caídas del DAX alemán no han cavado una tumba tan pronunciada como en el Ibex 35, pues el selectivo alemán aún no ha llegado a mínimos anuales (8.752 puntos), aunque si sigue cayendo (algo que no se puede descartar ya que ni siquiera el RSI marca sobreventa) será su siguiente parada. Ayer cerró en zona de soporte, en torno a 9.300 puntos, precio que coincide con el retroceso de Fibonacci del 23,6% de todo el movimiento de caída desde los máximos históricos.

Como el Ibex 35, por arriba el DAX presenta otra zona de soporte redonda en los 10.000 puntos. Este es el origen del hueco bajista del viernes y también nivel de paso de la directriz alcista que perdió la semana pasada. Volver a situarse por encima supondría recuperar el canal alcista que le llevó a ganar un 20% en meses pasados.
 
dax


EUROSTOXX 50
En el EuroStoxx 50 se han sumado las caídas de los grandes valores comunitarios y el índice ha saltado por los aires. La fortísima pérdida acumulada en las dos últimas sesiones le ha llevado a romper dos soportes de una patada (50% y 61,8% de Fibonacci) y cerrar ayer sin más sostén que los 2.600 puntos, precio en el que el índice ha rebotado varias veces en los últimos cuatro años.

Por arriba el EuroStoxx 50 se encuentra muy alejado de su principal resistencia, los 3.200 puntos, precio por el que pasa la directriz alcista que nació en los mínimos de 2012 y que perdió  ya en abril.


 
FTSE 100
Paradójicamente el índice británico no ha sido el más penalizado de las últimas semanas ni sesiones. Si bien es cierto que en las últimas sesiones ha caído a plomo, ni siquiera se ha metido por debajo de la directriz bajista que nació en los máximos de 2015 y superó en marzo de este año. Si perforara esta directriz nuevamente y quedara a su merced, podría descender hasta los 5.700 puntos (50% de Fibonacci).

Además, el FTSE 100 ha dejado una señal menor de posible cambio de tendencia a corto plazo, un harami alcista o “mujer embarazada”, pues la vela de ayer quedó totalmente comprendida dentro de los límites de la del viernes. Si el índice se diera la vuelta, la primera zona clave serían los 6.000 puntos, coincidentes con el retroceso de Fibonacci del 50%.

ftse 100



CAC 40
El índice francés también ha logrado salvar los muebles o, mejor dicho, los mínimos anuales, aunque sólo de momento, pues ayer dejó una señal muy bajista cerrando la jornada en los mínimos de la sesión. Si el CAC sigue su camino descendente, acabará regresando a los 3.896 puntos y, posteriormente, perforar este nivel supondría retroceder casi dos años de cotización pues podría irse a 3.800 puntos. 

Por arriba la primera resistencia la encuentra en los 4.200 puntos, precio en el que se conjugan el retroceso de Fibonacci del 23,6% y el hueco bajista del viernes. Además, la directriz bajista que le ha estado penalizando desde hace doce meses pasa aún más arriba, por los 4.500 puntos. 

cac