Si hay algo que la Reserva Federal nos ha dejado claro en los últimos años es que no actúa cuando lo espera el mercado, sino cuando lo considera oportuno. Es más, han sido muchas las ocasiones en las que la autoridad monetaria ha sorprendido y decepcionado por igual a los inversores causando, a veces, un caos auténtico.
 

Solo hay que recordar cuando sin previo aviso, Ben Bernanke avisó casi un año antes de la fecha final de que estaba dispuesto a poner fin al tapering.


De hecho, el proceso de normalización monetaria de la institución fue casi agónico.  Aunque la primera subida del precio del dinero en más de una década se produjo el pasado mes de diciembre, lo cierto es que los mercados llevaban un año marcando un calendario que jamás se cumplió.  Y por lo que señalan los futuros sobre los tipos de interés de la FED esta divergencia entre lo que esperan los mercados y lo que, finalmente se produce, es algo que podría seguir produciéndose este año.


Mientras que el consenso espera que se produzcan entre tres y cuatro subidas, el mercado de futuros señala apenas una subida que dejaría los tipos en el 0,75% y que se produciría en septiembre, semanas antes de las elecciones presidenciales del país.
 

En la siguiente tabla puede verse que los futuros de la FED las posibilidades que da el mercado a que los tipos estén entre el 0,5% actual en adelante.

TAbla futuros

 

Hace solo unos meses los analistas esperaban que las subidas comenzaran a producirse en el mes de marzo, aunque el mercado solo da actualmente un 30% de posibilidades a que se produzca ese mes.

Posibilidad por mes

Fuente: Elaboración propia y CME
 

Es más, en estos momentos, los futuros indican que es septiembre cuando las posibilidades de que los tipos acaben en el 0,75% son mayores que el resto. Es más, si nada cambia sería así como terminaría el año, ya que las opciones de que en diciembre terminemos en el 1% son del 21%.
 

Y es que los inversores creen que Janet Yellen y el resto de los miembros del FOMC (Comité Federal del Mercado Abierto) consideran que las incertidumbres que nos insinúa la economía son muchas y preocupantes. Por un lado, la caída del precio del petróleo, los fuertes descensos de las bolsas y, por último, la posible desaceleración de China.
 

En septiembre, de hecho, el FOMC retrasó la primera subida de tipos tras los fuertes descensos de las bolsas vividas en agosto por el desplome del 43 de la bolsa de China. Es decir, si la historia se repite, la FED podría dar la misma explicación; eso sí, en un comunicado porque esta vez no habrá rueda de prensa.  


Sin embargo, lo que espera el mercado no es lo que los miembros de la institución marcaron el pasado mes de diciembre. Los famosos gráficos de puntos mostraban que los miembros del FOMC preveían cuatro subidas adicionales este año que dejarían los tipos en el 1,5%.

gráfico puntos

 

Hay que tener en cuenta que en la FED este año se van a producir varios relevos entre sus miembros y que su perfil será algo más hawkish de lo que ha sido hasta ahora. Por eso la nueva composición del consejo podría ser menos favorable a medir las consecuencias que tienen sus medidas sobre los mercados financieros.


Son muchos los expertos los que recomiendan a los inversores enfriar sus emociones y comprobar las fortalezas de la economía estadounidense, que sigue creciendo y creando empleo. En estos momentos, la tasa de paro está en el 5% y los últimos datos mostraban aumentos salariales. Todo esto, en su conjunto pone las bases a que continúe el proceso de normalización monetaria.
 

La cuestión ahora para la mayor parte de los economistas es que al mercado le quede claro cuál será el ritmo de subida de tipos. La primera ocasión de la Reserva Federal para comenzar a comunicar será hoy mismo.

 

QUIZÁ LE INTERESE LEER:

“La FED sube los tipos por primera vez en una década”

“… Ahora a esperar la reducción del balance”