La gigante tecnológica ha realizado una última adquisición que ya ha generado la polémica en Estados Unidos. ¿A qué se dedica esta compañía que ha comprado Google?
La treinta y ocho parte de lo que costó WhatsApp a Facebook. Ese ha sido el coste de la operación por la que Google ha adquirido Skybox, una compañía que lanza más de diez satélites a la órbita de la tierra. El montante total ha ascendido a 500 millones de dólares, según ha informado The Wall Street Journal.

El rotativo estadounidense ha explicado las pretensiones de la tecnológica estadounidense con esta última compra. Le permitiría saber en el momento, a largo plazo, conocer si se un usuario de un chalet se ha dejado la luz del porche encendida o bien si su coche sigue aparcado en el lugar en el que estaba. Todo un Gran Hermano en regla.

Y eso será porque en 2016, aproximadamente, Skybox será capaz de tomar imágenes completas de la Tierra dos veces al día, con una resolución que hasta la semana pasada era ilegal vender comercialmente, a través de una docena de satélites.

Pero esa flota de satélites se doblaría para el 2018 lo que supondría que mostraría una resolución suficiente para capturar, por ejemplo, un vídeo en tiempo real de los coches conduciendo por la autopista. Sería, al margen de un avance tecnológico extraordinario, una muestra del grado de vigilancia que podríamos sufrir en el futuro.

Ahí no queda todo. Google, siempre según la información del diario norteamericano, podría hacer espionaje para adelantarse a sus competidores. "Creemos que vamos a cambiar fundamentalmente la comprensión de la humanidad del panorama económico sobre una base diaria", asegura en este sentido el co-fundador de la firma, Dan Berkenstock.

Un claro ejemplo sería que, en 2010, un analista de UBS descubrió que si comprando las imágenes de satélite de los parking de las tiendas de Wal-Mart, podía predecir las cifras de ventas de la empresa antes de que se dieran a conocer en su informe trimestral de resultados, por una relación directa entre vehículos y consumidores.

"Estamos pensando en Foxconn cada semana", asegura Berkenstock, puesto que la medición de la densidad de camiones fuera de las instalaciones de fabricación de la compañía taiwanesa podría mostrar cuándo será la fecha de lanzamiento del nuevo iPhone.

Por tanto, Google compraría un arma que le permitiría tener, incluso, cierta ventaja sobre sus principales rivales realizando estudios desde el cielo. La punta de un iceberg. Medidas que históricamente han realizado los servicios de inteligencia de distintos países y que se podría llevar al terreno empresarial. La nueva era ha llegado. O, más bien… ¿La era de Google comienza?

Gráfico histórico de Google. Fuente: Yahoo Finance
Situación técnica de Google


Conozca cuando estos valores cambien de ciclo bursátil, pinche aquí