El Ibex 35 hace historia y, otra vez, para mal. En lo que llevamos de 2016 ni una sola sesión ha conseguido colocarse por encima del precio de cierre de 2015, una situación que no se había producido jamás en su historia. Hacemos un repaso a los 24 años de historia de nuestro selectivo, a sus glorias y desventuras. 

El Ibex 35 arrastra una caída de más del 9% en el año, convirtiéndose en uno de los peores selectivos de Europa del año. Por si esto fuera poco, no ha conseguido cotizar ni una sola sesión por encima del precio de cierre del 31 de diciembre de 2015, es decir, superando los 9.544 puntos.

La vez que estuvo más cerca fue el 5 de enero, segundo día de cotización del ejercicio y en el cual marcó su máximo anual en los 9.335 puntos, quedándose a un 2,23% del cierre del día 31. Por el contrario, la vez que más alejado ha estado ha sido el 27 de junio, cuando hizo mínimos en los 7.645 puntos, una sesión después de conocerse el resultado del referéndum británico por el Brexit.



Aún faltan tres meses y medio para que finalice el año, pero si no logra situarse ni un solo día por encima de los 9.544 puntos (tendría que revalorizarse un 10,55%) conseguirá marcar el primer año de su historia sin superar ni un solo día el precio de cierre del ejercicio anterior.

En sus 24 años de historia el Ibex 35 jamás ha conseguido tal deshonrosa marca, ni siquiera en 2008, su año más negativo con una caída acumulada de casi un 40%, pues en aquel fatídico ejercicio el primer día consiguió situarse algunos puntos por encima de la marca del día 31 de diciembre de 2007.

En cambio, el año que más puntos de diferencia llegó a sacar durante el ejercicio el Ibex 35 fue en 1998. Aquel año, con tan sólo seis años y medio de vida, el selectivo conseguía sacarle en septiembre 3.697 puntos a la última sesión de 1997.

Pero el mejor año completo del selectivo fue 1993, un año después de crearse el índice principal de la bolsa española (el Ibex 35 se creó el 14 de enero de 1992). Aquel año el Ibex 35 se revalorizó un 54,20%, sacando casi 1.300 puntos al cierre del año de las Olimpiadas de Barcelona.
 
En estos 24 años de vida, el Ibex 35 ha conseguido cerrar el ejercicio subiendo en 14 ocasiones, mientras que otros 10 años (sin contar el presente ejercicio) los ha firmado en negativo. Las mejores rachas han sido entre 1995 y 1999 (102,85% revalorización acumulada) y entre 2003 y 2009 (154,31% revalorización acumulada), en ambos periodos ha acumuló cinco años consecutivos subiendo. Mientras que la peor racha la vivió entre 2010 y 2012, periodo en el que perdió un 35,2%, porcentaje inferior al 39,43% que perdió en el 2008.