Las caídas de los últimos días han cogido desarmados a los inversores. Por mucho que los analistas descontaran esta posibilidad, lo cierto es que casi nadie esperaba la virulencia de los desplomes que se han producido en los mercados de renta variable de la mayor parte del mundo.
 
Las mayores caídas se han producido en Europa, donde los índices han retrocedido alrededor de un 20% desde los picos de la pasada primavera hasta los mínimos de estos últimos días. Aunque agosto normalmente no es un buen mes para la bolsa ya que el 60% de los últimos 12 agostos fueron bajistas, según los datos de ISEFI nadie suponía que los temblores del terremoto chino fuesen a azotar con tanta fiereza. Sólo el Ibex se deja en este mes más de un 10%.

“Agosto: mes bajista y poco rentable para las inversiones”

“Agosto suele ser un mes en el que las cosas van mal y los mercados reaccionan mal, solo hay que recordar lo ocurrido en los años 2007 y 2011, por ejemplo”, apuntan los expertos de BofA Merrill Lynch. “En cualquier caso -dicen estos analistas-, en esas dos ocasiones las caídas se produjeron por los riesgos reales a los que se enfrentaban los mercados desarrollados.”

Recuerdan en la entidad que el verano de 2007 ya se atisbaban los peligros de las subprime y el de 2011 estuvo marcado por los posibles riesgos de una salida de Grecia de la zona euro y por la salud de otros países del sur de Europa, como España. “En este caso la corrección ha estado provocada por los miedos que sobrevuelan sobre el futuro de la economía china”, dicen en BofA Merrill Lynch.

Explican estos expertos que una de las consecuencias más visibles de las caídas de la bolsa en las últimas semanas es el abaratamiento de los mercados desarrollados. “Creemos que los descensos han llevado al mercado al terreno de la sobreventa”, dicen.

En un reciente informe, los analistas de la firma Americana se refieren, sobre todo, a los efectos sobre la bolsa europea. Explican que en abril de este año, cuando los mercados del viejo continente tocaban máximos, el PER a 12 meses rondaba las 16 veces, una cifra inferior a la estadounidense, por ejemplo.

Tras las caídas de los últimos días, el PER ha caído en hasta niveles de 13,5 veces, justo por debajo de la media histórica situada en 13,6 veces. “Esto tiene poco sentido en un contexto en el que otros activos tienen una rentabilidad tan baja y la rentabilidad por dividendo del Stoxx 600 está situada en el 3,7%”. En su opinión, se trata de un punto interesante de entrada para los inversores de largo plazo. Eso sí, sabiendo que la decisión acarrea sus riesgos, ya que casi nadie piensa que la corrección se ha acabado.

PER en Europa


Ocurre lo mismo en Estados Unidos, cuyo principal índice, el S&P 500 ha llegado a corregir más de un 10% desde los máximos de mayo de este año en estos últimos días, algo que no había ocurrido en los últimos tres años.

Hay que tener en cuenta, señalan algunos expertos, que las otras fases del mercado similares a esta en las que no se han producido correcciones terminaron con caídas del 22%, 34% y el 57%. De media, según unos datos de Dudack Research, la bolsa experimentó caídas del 28% en estos casos.

Según los datos de Bespoke Investment, la valoración del S&P 500 también ha caído con fuerza estos días. Así, la firma calcula que se ha abaratado desde 19 veces/ beneficios hasta 16,75 veces.

Per SP

De hecho, este abaratamiento de la bolsa estadounidense se ha producido debido al descenso de la mayor parte de las acciones del selectivo. Según los cálculos de esta firma, en la actualidad sólo el 8% de las acciones del índice cotizan por encima de su media móvil de 50 sesiones, que es un porcentaje inferior, incluso, al de la crisis del ébola de octubre del pasado año.

Media móvil sp


Pero, ¿Es momento de entrar en bolsa tras esta caída y a estos precios? En BofA Merrill Lynch que intentar entrar en la bolsa en estas circunstancias de volatilidad es como intentar coger al vuelo un cuchillo que cae, hay que saber identificar cuándo ha llegado el momento adecuado para cazarlo.

QUIZÁ LE INTERESE LEER: “Goldman Sachs ve subidas de más de un 10% para el S&P 500 este año” o "Seguimos con el proceso de descomprensión de la sobreventa"