La entidad bancaria norteamericana ha elevado el precio objetivo de la areolínea española hasta más de un 30% y ve las últimas caídas como una oportunidad de entrada en el valor.

 
Después de una jornada de tregua en cuanto a las recomendaciones por parte de los analistas hoy hemos vuelto a la normalidad. Y hemos vuelto de la mano de Citigroup, que ha sido el total protagonista sobre los valores españoles, puesto que ha revisado su cobertura enIAG y Banco Santander.

Yéndonos al primero de todos llama la atención su apuesta por elevar el precio objetivo de la compañía área española. En concreto, en este entorno en el que tenemos un petróleo barato, unido a sus cifras de negocio junto con los descensos que ha vivido en el parqué, considera que IAG sigue siendo una acción interesante para tener en cartera.



Lo ve así hasta el punto de que ha elevado su precio objetivo desde los 9,30 euros en su anterior informe hasta los 9,50 euros. Esto sería un potencial de subida sobre niveles actuales de más del 30%. Además, mantiene su recomendación de sobreponderar sus títulos, a razón de que el escenario actual beneficia sus aspiraciones en los mercados y podría ser una de las empresas más beneficiadas.

En el caso de Banco Santander, aunque lo que Citi ha hecho es recortar su precio objetivo desde los 6 euros hasta los 5 euros, lo llamativo sigue siendo que recomienda la compra al largo plazo. Los retrocesos que ha visto la firma bancaria podrían haber generado una oportunidad de entrada para los inversores y por eso la siguen de cerca en bolsa.



Otro de los valores que ha recibido también la atención de los brókers en la presente jornada ha sido Repsol. Para ser más concretos, Goldman Sachs ha rebajado su precio objetivo desde los 11,30 euros hasta los 10,8 euros.



Por otra parte, Telefonica también ha sido una de las protagonistas. Particularmente Barclays ha disminuido su precio objetivo de 12,20 euros hasta 11,40 euros, mientras que mantiene una recomendación de ser neutral.



Por último, Catalana de Occidente ha sido otra de las destacadas para los analistas, puesto que JP Morgan ha subido su precio objetivo desde 31,30 euros hasta los 32 euros, aunque recomienda neutralidad sobre el valor.