Ricardo Comín, director de ventas de Iberia y Latinoamérica para Vontobel, habla de la situación en el mercado norteamericano, europeo y emergentes.
La próxima semana se vuelve a reunir la FED los días 17 y 18. Después de los últimos datos conocidos de empleo del mes de mayo y la mejora de algunos indicadores de la economía estadounidense, ¿cree que deberíamos esperar un cambio en el discurso de la FED o deberíamos esperar más de lo mismo? Es decir, un recorte de 10.000 millones de dólares para la compra de activos y poco más.

El crecimiento norteamericano está en línea con lo que se esperaba. La inflación está en línea con lo que se estimaba. No vemos ningún motivo que pueda hacer cambiar la opinión, en este caso, de Yellen y compañía. Por eso no esperamos nada extraordinario. Luego aparte si nos vamos a las encuestas de Bloomberg, vemos que 71 especialistas se han pronunciado sobre esta posibilidad y de todos ellos solamente 22 piensan que puede haber subida de tipos en julio de 2014.

¿Cree usted que en la FED ya están hablando de la posibilidad de las subidas de tipos? ¿Para cuándo calculan ustedes que las podrían en marcha?

Seguimos pensando que para el mercado norteamericano la subida de tipos se produciría en el primer trimestre del año 2015, mientras sigan los crecimientos como están y si se mantiene la inflación igual. Como ya hemos dicho, creo que Draghi nos ha dado la razón hace poco tiempo y no habrá ninguna subida de tipos para Europa hasta el 2016.

¿Considera que la intervención del BCE puede ser un alivio para los mercados que, en un momento dado, podrían ver menos peligro en el fin del tapering y la subida de tipos en EEUU?

Es complicado decirlo. Es verdad que el mercado americano, pase lo que pase, para bien o para mal arrastra al resto. De eso no nos podemos olvidar. Por ejemplo, de renta variable europea ya nos avisó de que la renta variable europea había subido demasiado y sin mucho sentido, lo cual la única explicación que podía llegar a encontrar era una posible avalancha de medidas como lo que ha terminado haciendo Draghi. Esto se ha cumplido y ahora lo importante es ver el crecimiento en Europa. Si uno analiza en un momento dado lo que se ha hecho es porque Europa no está creciendo lo suficiente. Entonces, creemos que hay oportunidades en la bolsa europea, pero no vemos que sea un mercado en el que va a haber un rally espectacular.

Por cierto, ¿deberíamos esperar un QE a la europea después de la última reunión del BCE?

Al final es el as en la manga que se ha guardado Draghi. Es verdad que las medidas que ha tomado hasta ahora han sido muy diferentes en comparación lo que había hecho hasta ahora el BCE. Siempre había sido muy contrario a medidas tan fuertes como en su día tomó la Fed. Pero finalmente las ha tenido que tomar por auténtica necesidad. Lo que se ha reservado es la posibilidad de un QE. Creemos que esto si lo lleva a cabo no será inmediatamente, sino que tendrá que testear qué impulso dará la Unión Europea ante las nuevas medidas que están recién tomadas.

Pese a las palabras de Draghi seguimos sin ver caídas en el euro-dólar. ¿En qué niveles podríamos verlo en los próximos meses? ¿Segundo semestre?

En la consecuencia inmediata del mercado el euro sí que ha corregido un poco, aunque mucho menos de lo se esperaba. No son medidas que en un momento dado tengan un efecto inmediato porque lo que se está buscando realmente es impulsar crédito en las empresas y que estas crezcan y que eso pueda dar la posibilidad de más consumo y sobre todo el aumento de la contratación. Esto no va a ser inmediato. Lo que sí que es verdad es que inyectar tanto dinero al mercado es una devaluación implícita de la moneda y eso se tendría que haber producido antes. Por eso nunca nos pronunciamos sobre divisa o posibles niveles porque es prácticamente un juego.

En cuanto a si pudiera caer en el segundo semestre del año podría ser. Hay que ver también qué hace Yellen y si en los próximos días toma una decisión para seguir apuntalando el dólar en niveles mínimos y seguir exportando no se va a producir. Por eso es muy difícil de predecir bajo premisas lógicas qué es lo que se va a producir en divisas.

Por cierto, que los mercados europeos siguen subiendo y los estadounidenses siguen instalados en máximos, a pesar de que vemos alzas muy ligeras en las últimas semanas. ¿Va a ser esta la tónica en los próximos meses o deberíamos esperar nuevas caídas, tal y como hemos visto ya este año un par de veces?

Hay que tener en cuenta el crecimiento tan brutal que ha tenido Estados Unidos en los últimos años. Estamos hablando de subidas de hasta el 80%. Europa también ha crecido de manera espectacular. La bolsa estadounidense está en máximos y Europa no está en máximos, pero sí muy alto para con el nivel de beneficios que están teniendo las empresas.

¿Cuáles son sus objetivos para la bolsa estadounidense?

Para Estados Unidos lo que empiezan a ver nuestros analistas y nuestro equipo de gestión de renta variable norteamericana es que si uno coge el S&P 500 y elimina las cotizadas más grandes del índice, las previsiones de beneficios se están yendo hacia abajo. Lo que ocurre es que las compañías grandes como Google o Apple si siguen creciendo en previsión de beneficios son ganancias muy importantes. Entonces cuando haces el agregado, parece que los beneficios del S&P 500 siguen creciendo. Pero esto sólo es por las compañías de mayor dimensión. En el resto ya no hay ese crecimiento de beneficios tan brutal. Por todo esto creemos que probablemente las empresas de mediana y pequeña capitalización van a tener un comportamiento en bolsa más tranquilo y las compañías de gran capitalización seguirán creciendo. Aún así, es un mercado para ser stock pickers.

¿Creen ustedes que la bolsa está para el stock picking? ¿Qué sectores-valores recomendaría?

Puedo poner un ejemplo a nivel global. Lo importante para nosotros son empresas que en un momento dado podamos dar una previsión de beneficios totalmente sencilla, que no dependamos de un escenario de mercado “x”. Por eso no gusta el consumo estable y no el discrecional y por otro lado el consumo no cíclico. Por otro lado, nos podría llamar la atención en Estados Unidos Coca-Cola, cuyo consumo no va a bajar mucho con respecto a una situación macro. O el consumo del tabaco. Otra empresa que nos gusta mucho es Novo Nordisk, que se dedica al tratamiento de diabetes. Son valores consolidados con unas previsiones de beneficios que a la larga se pueden prever y lo importante es saber en qué precio están.

Mientras tanto parece que los emergentes han quedado un poco olvidados de este panorama. ¿Qué perspectivas tienen ustedes para estos mercados, sobre todo el Latam ante la perspectiva de que el fin del tapering está muy cerca y la subida de tipos cada vez menos lejos?

Lo que voy a hacer es insistir en lo que hemos dicho otras veces con respecto a emergentes. En Vontobel somos unos absolutos convencidos de los países emergentes. Del consumo de las nuevas clases medias de estos países. Repito que es un consumo a un muy bajo. Es un consumo de gente que gana 300 o 400 dólares al mes, aunque también es cierto que hace unos meses no ganaban eso y están incorporando hábitos de consumo muy básicos para nosotros. Luego, los mercados emergentes no han crecido en los 2 o 3 últimos años, por lo que las valoraciones han ido hacia abajo. Además, había una serie de problemas que eran más macro políticos y muchos se están resolviendo. Creemos que los países emergentes lo pueden hacer bien y también muchas de las empresas.

Por cierto, ¿Es para ustedes una opción invertir en renta fija emergente en extranjera?

Para nosotros es una gran opción y la llevamos recomendando desde finales del año pasado. Tenemos el lujo de tener el mejor gestor de renta fija emergente que se incorporó con nosotros hace un año. Esta persona siendo completamente contraria a lo que se veía en el mercado estaba diciendo que después de un mercado a la baja muy fuerte de toda la renta fija emergente durante el año pasado los precios se habían vuelto a poner atractivos. En mi última aparición aquí dije que igual parecíamos locos recomendando Rusia o Venezuela. Pues bien, los bonos de estos dos países están generando dinero. Luego también hay que tener en cuenta que las devaluaciones se están corrigiendo.

Dado que va a comenzar el Mundial de Brasil, ¿qué oportunidades habría en este país?

Si nosotros hablamos de lo que es renta variable, aunque no podemos perder de vista la visión macro, nunca hacemos apuestas por la macroeconomía de ningún país. Lo que sí vemos es que hace dos años todos los valores en Brasil están demasiado caros. Por eso nuestra renta variable emergente empezó a salir de este país y ahora está empezando a entrar puntualmente con algunas empresas que puede considerar interesante. Pero no es por el Mundial o por lo que está haciendo Brasil, sino porque volvemos a ver precios interesantes en un país que a pesar de los conflictos que está teniendo el país.