Roberto Moro, de Apta Negocios, analiza la situación técnica del mercado español y europeo.


No espero que esta corrección sea algo dramático, sólo iremos a corregir al gran tramo alcista de los mercados. Si eso es así, aun nos quedan correcciones por ver.

En el Ibex 35 la pérdida de los 10.700 podría aventurar lo que está sucediendo y, después de la pérdida de los 10.420 puntos, por Fibonacci, podría retroceder hasta los 9.800, los 9.375 y los 8.930 puntos. Este último nivel sería el peor de los escenarios que pudiera suceder, aunque no creo que pudiera pasar de aquí. Este escenario sería coherente con las caídas que espero para el conjunto de los mercados.

En el caso del Dax, tras perder los 9.700, que era una zona importante y la rompió con un hueco que no ha sido cerrado. Además, esta zona era la base de una cuña ascendente con implicaciones bajistas y con proyección hasta los 9.030 puntos. Ahora los 8.925 puntos son un soporte importante. Si rebasa este nivel, deberíamos ir a buscar niveles de Fibonacci de ondas de grado mayo.

Esto está coincidiendo con la pérdida en el EuroStoxx 50 del soporte de los 3.090 puntos y ahora parece que va a ir a buscar niveles de corrección proporcional hasta los 3.010, 2.910 y 2.800 puntos.

Creo que vamos a ir a buscar estos niveles de corrección, pues también el Dow Jones rompió una formación de cuña ascendente con proyección mínima hasta los 15.600 puntos, y todavía estamos en 16.350 puntos, por lo que perfectamente podríamos seguir cayendo un 5-6% adicional y algunos índices podrían amplificar estas correcciones.

El único índice divergente es el Nasdaq 100, que aun no ha roto el soporte importante de los 3.830 puntos.

Con este telón de fondo, se abre la veda a los cortos. Tomaría posiciones cortas en el mismo índice Ibex 35 y prácticamente en todos los valores del selectivo. Dentro de los blue chips, los que están dando señales claramente para ponerse cortos son BBVA y Telefónica.

En el caso de Telefónica, la pérdida de los 12,20 euros era una mala señal y el mínimo anterior lo había establecido en los 11,95 euros. Cayó hasta este nivel en 5 ondas, lo que anticipa que es un movimiento impulsivo y, de hecho, ha hecho una onda A y B y estaría desarrollando una onda C. Ahora irá a buscar niveles de corrección de Fibonacci al impulso que nació en abril. Como mínimo, Telefónica caerá hasta los 11,50 e incluso me parecería coherente que buscara los 10,60 euros.

En el caso de BBVA, tras perder el soporte de los 8,90 euros con hueco, irá a buscar los 8,25 euros.

También tomaría posiciones cortas en Grifols, con objetivo en 28,15 euros. Sé que este objetivo es una barbaridad, pero es que, la caída que desarrolló desde los 41,90 se detuvo en el 50% de corrección y la actual caída ya ha superado el 0,618% de la última subida desde 28,13 euros, que era el nivel de los 33,63 euros, y ya estamos un 3% por debajo. Esto es un filtro porcentual suficiente para pensar que el objetivo de Grifols actual son los 28,13 euros. 

Dentro de la banca mediana, no tomaría posiciones cortas en Sabadell, pues es de los pocos valores que no está generando señales para ponerse cortos. Se puede mantener.

Por el contrario, Popular ya hace días que dio señales bajistas. La primera de estas señales fue la pérdida de los 4,75 euros, que invitaba a tomar posiciones cortas. De hecho, el anterior mínimo, en 4,40, ya se ha quedado atrás, así que, se pueden abrir cortos.

Bankia está en un importante soporte, si pierde estos niveles, entonces sí que podríamos ponernos cortos.

Bankinter también está para abrir cortos, pero por la contundencia de la resistencia que ha atacado recientemente, en 6,50 euros, es lo suficientemente importante para pensar que puede protagonizar movimientos como en la anterior vez que tocó este nivel.

Todas las posiciones cortas deben estar condicionadas a stops no superiores a un 3%.