Hablamos con este gestor de renta variable estadounidense sobre sus estrategias de inversión, sus perspectivas sobre Wall Street y algunos de los valores que ha incorporado a su cartera.

 

Tilo Wannow

 

Los mercados americanos suben más de un 10% en los primeros meses del año. ¿Cree usted que todavía existe potencial?

Diría que esperamos alguna subida más. Vemos que la economía está creciendo, aunque está en la última fase de la expansión. No creemos que la expansión económica mejore mucho más, pero el nivel actual sigue siendo saludable.

¿Cree que los beneficios van a seguir subiendo en Estados Unidos?

Si, creemos que tanto este año como el que viene pueden crecer alrededor de un 10%. Creemos que el actual mercado alcista tiene como motor el crecimiento de los beneficios.

En cuanto a las valoraciones, nosotros nos fijamos soloen el ratio PER, que es cierto que en Estados Unidos es elevado,  (19 veces en el caso del S&P 500). Miramos otras métricas como la rentabilidad del flujo de caja, que está cerca del 5%, y bajo esta métrica no está tan cara.

¿Qué debemos esperar en los próximos meses?

Como casi siempre ocurre creemos que en el verano y en el otoño podría producirse una corrección –ya que además no hemos visto ninguna desde hace meses-. Y a final de año viviremos una recuperación. No creemos que estamos al borde de un nuevo mercado.

¿Usarían una corrección para aumentar sus posiciones?

Si, lo haríamos. Dependiendo de qué sector. No compraríamos todo el mercado, preferimos el mercado europeo. Pero hay ciertas partes del mercado americano, ciertos sectores y compañías en las que las empresas de ese país son más fuertes, mejores.

¿Cuál es su visión sobre el sector tecnológico?

Nos gusta el sector porque el cambio estructural de la economía hacia la digitalización, la automatización, el cloud computing… Es cierto que algunas compañías como Amazon tienen una valoración elevada, un PER cercano a 100 veces por eso es muy fácil que algunas compañías caigan en bolsa (y no tienes un colchón de seguridad)

Así que nos gusta el sector, pero nos gustan las compañías con mayor rentabilidad de flujo de caja como Microsoft –muy fuerte en la nube-, nos gusta Oracle. Pero las otras nos gustan, pero no estamos seguros de que estemos en un buen punto de entrada, como ocurre en el caso de Facebook, Alphabet. Algunas como Netflix y Amazon, no se acomodan a nuestra aproximación por valoración.

Hay otras compañías con éxito como NVIDIA que crecen mucho y en áreas de fuerte crecimiento, pero con PER cercanos a 50 y una rentabilidad de flujo de caja inferior al 3%, tampoco encaja con nuestros requisitos.

Creo que ustedes invierten en temáticas más a largo plazo, no tanto con consideraciones macro. Desde este punto de vista, ¿cuál es su posición para el mercado americano?

Nosotros tratamos de fijarnos en temáticas estructurales.  Se trata de aspectos que son reales, temas que están apareciendo y que no son tan difíciles de predecir.

¿Cuáles son estas temáticas?

Nos referimos, por ejemplo, a la digitalización y automatización de la economía, una tendencia en la que somos muy alcistas. Hay muchas compañías muy fuertes aquí como NVIDIA (coches sin conductor), Amazon (nube).

Otra tendencia sería el e-commerce en la que destacaríamos a compañías tecnológicas como Facebook, Google, Netflix y Amazon.

Estas tendencias es las que provocan que nuestra cartera tenga un gran peso en tecnología, pero solo en compañías que nos gustan y que son aquellas en las que pensamos que las valoraciones siguen siendo razonables todavía.

Tenemos también en cartera a compañías como Oracle o Cisco, que están en un proceso de transformación.

Pare este tipo de compañías de calidad, las correcciones en las bolsas las vemos como una oportunidad de compra.

El otro tema en el que nos fijamos para invertir es el crecimiento de las clases medias.

También tenemos en cuenta la temática del envejecimiento de la población en el mundo desarrollado. La población ahora tiene más necesidad de cuidados y de sanidad en la que se gasta más dinero.  Aquí nos gustan compañías de tecnología médica, por ejemplo, Medtronics  o Waters que, además, podría convertirse en objetivo de alguna compra.

Hablando de compras, ¿cree usted que si las medidas de repatriación de los beneficios en el exterior que prometió Donald Trump en su campaña se pusieran en marcha veríamos una nueva oleada de operaciones corporativas?

Esta es una pregunta que solemos hacer a las compañías americanas que vienen de roadshow a Frankfurt y la verdad es que ninguna cuenta con ello, con que se ponga en marcha la repatriación.  Lo cierto es que esperan que suceda, pero casi que lo han descartado porque dudan de lo que puede hacer Donald Trump con medidas como la reforma sanitaria, la fiscal.  La mayor parte de las compañías tampoco esperan que se produzca lo más negativo, como el aumento del proteccionismo o los aranceles a las importaciones.

Lo que cuenta es que ellos siguen haciendo sus negocios y tienen planes para sus compañías si algo como la repatriación se pone en marcha: recompras o operaciones corporativas, pero para ellos no es un aspecto principal.

Es normal, en la prensa se habla mucho de la política, pero las compañías se centran mucho en sus negocios y la política es una muy pequeña parte de las cosas que los mantienen despiertos por las noches.

Por ponerlo de otra forma, nosotros no invertiríamos en una compañía tan solo porque tiene efectivo que pueda ser repatriado.