Será el primer presidente de la Reserva Federal que no es economista desde hace cuatro décadas. Sin embargo, eso no le ha impedido a Donald Trump nombrarlo como sucesor de Janet Yellen, quien ha conseguido llevar a la economía norteamericana a una fase expansión y a máximos históricos en Wall Street. Powell ha declarado que continuará con la política iniciada por la actual presidenta, algo que los mercados agradecerán.

Muchos eran los diarios estadounidenses que señalaban a Jerome H. Powell como el próximo presidente de la Reserva Federal después de que Janet Yellen deje su cargo en febrero de 2018.

No obstante, no fue hasta el pasado viernes cuando el Donald Trump anunció de forma oficial que sería el próximo presidente de la FED. Esto último no fue una sorpresa para los mercados. De hecho, muchos analistas consideran a Powell como la persona menos disruptiva y pragmática para continuar por la senda que inició Yellen años atrás.

 

 

Eso sí, una cosa sabía todo el mundo, y es que la presidenta de la Reserva Federal no estaba en la lista para ser reelegida. La relación de Yellen y Trump ha pasado por diferentes estadios  en los últimos años.

En el momento en el que se presentó como candidato a la presidencia no tenía muy buenas palabras hacia la presidenta de la Fed. Sin embargo, desde que asumió el cargo, cambió el tono llegando a decir que se trata de “una mujer maravillosa que ha realizado un trabajo excelente”.

Y es que, Janet Yellen cogió el testigo de su antecesor, Ben Bernanke, para que la economía americana volviese a ser la que era y brillase con luz propia.

La economista ha llevado a cabo la retirada de estímulos del Quantitative Easing, inició la subida de los tipos de interés y además ha comenzado a reducir el balance de la institución. Y todo ello, lo ha llevado a cabo sin hacer mella en los mercados;  de hecho, las bolsas están en máximos históricos.

Y es que no podemos olvidar que los objetivos de una buena política de este tipo de instituciones es conseguir la estabilidad de precios -controlando la inflación-, lograr un crecimiento económico y como fin último, favorecer el empleo, tal y como explica Daniel Suárez en sus clases del máster práctico de inversión y trading de Estrategias de Inversión.

El sucesor de Yellen tiene por delante una gran tarea después del listón que dejará la presidenta, quien ha sabido ‘torear’ a los mercados para conseguir sus objetivos sin generar miedo y grandes caídas.

 

 

Y es que continuar con este tipo de políticas ha llevado a un momento de economía en expansión con una tasa de paro en mínimos de 16 años, por lo que parece que no sería una mala idea continuar con su labor.

Tal y como señaló en unas declaraciones, Powell ofrecerá una posición tranquila y de continuidad. Por lo tanto, la política monetaria que llevará a cabo no parece que vaya a sufrir grandes sobresaltos. 

Sin embargo, eso no significa que no tenga por delante grandes retos. Expertos del mercado apuntan a la inflación y otros ponen la mirada en si la economía americana se enfrentará a una nueva recesión. No obstante, comparte con Trump la idea de una regulación financiera.

Los otros dos candidatos que estaban en la lista de Trump tienen un perfil diferente al de Powell. Tal y como explican analistas desde Julius Baer, “el renombrado economista John B. Taylor y el candidato marginal Kevin Warsh, prometieron posturas bastante agresivas con una normalización más rápida de las tasas de interés”, lo que se aleja bastante del camino marcado por Yellen.