La firma con sede en Suiza Nord Stream 2 AG, responsable de operar el polémico gasoducto entre Rusia y Alemania, ha rechazado las informaciones aparecidas en distintos medios acerca de su declaración en suspensión de pagos, afirmando que la empresa solo informó a las autoridades locales de la rescisión de los contratos de su plantilla.

"No podemos confirmar las informaciones de los medios de que Nord Stream 2 se ha declarado en quiebra", ha indicado la compañía en un comunicado colgado en su página web, que ha dejado de estar operativa debido a los "continuos ataques".

En este sentido, Nord Stream 2 ha subrayado que "solo informó a las autoridades locales de que la empresa tenía que rescindir los contratos con los empleados tras los recientes acontecimientos geopolíticos que llevaron a la imposición de sanciones estadounidenses a la empresa".

Según la prensa suiza, la decisión supone el despido de más de 100 trabajadores de la compañía responsable de operar el gasoducto.

Este martes, Silvia Thalmann-Gut, la responsable de Finanzas del cantón suizo de Zug, sede de Nord Stream 2 AG, había indicado a la emisora helvética SFR que la operadora del gasoducto había informado de que no podía continuar con su actividad, lo que implicaba el despido de los trabajadores.

En este sentido, añadió la necesidad de analizar la interrelación entre Rusia y otras empresas con sede en el cantón suizo, ya que todavía no habían entrado en vigor las sanciones contra intereses rusos por parte de las autoridades de Suiza.