La semana pasada captaron un total de $33 millones, lo que representa el mayor volumen semanal desde que fueron suscriptos (octubre de 2014).

Los ETP sobre oro registran leves reembolsos ($12.6 millones) después de haber acumulado en las cinco semanas previas, un total de inversiones por $312 millones. El volumen de estas semanas previas de entradas es similar al constatado en febrero de este año. Como suele suceder en condiciones de optimismo generalizado, el mercado del oro ha estado afectado por la mejora de la confianza empresarial -visto a través de los datos de los PMI- que resalta que los países desarrollados yacen sobre un pico en el ciclo de crecimiento.

En paralelo sin embargo, los riesgos geopolíticos continúan acentuándose, viéndose claramente con la crisis de Cataluña y de Corea del Norte. Es probable que en los próximos meses el valor del oro esté bajo presión, pues se ve amenazado por un aumento de los tipos de interés en diciembre en EE.UU y por la posibilidad de una política más restrictiva por parte del BCE y del Banco de Inglaterra, sobre todo si los resultados corporativos continúan superando las expectativas.

De todos modos,  esto no significa que el metal precioso esté expuesto a un riesgo bajista significativo. Los inversores no deben pasar por alto la burbuja del mercado de bonos y las valoraciones más altas de la renta variable y por ende, la necesidad de contar con un activo refugio como el oro para protegerse del riesgo de correcciones y crisis geopolíticas. Si vemos un poco lo sucedido con las carteras en lo que va del año, vemos que estas perspectivas se reflejan en los reembolsos registrados en los ETP cortos sobre oro, los cuales ascienden a un total de $2.6 millones.

La reciente subida del crudo impulsa nuevos reembolsos en los ETP sobre crudo ($13 millones sólo la semana pasada); en doce de las últimas trece semanas, los reembolsos ascienden a un total de $381 millones. Estas retiradas de capital sugieren que los inversores no sienten que la reciente subida del precio del crudo es sostenible.

Los precios han subido hacia la parte superior de nuestro rango ($60 por barril) ante noticias como la caída de los inventarios en EE.UU, las incertidumbres respecto a la producción de Kurdistán, las restricciones de producción causadas por los recientes huracanes y la posibilidad de que la OPEC congele su producción.

Sin embargo ahora, creemos que los precios del crudo han alcanzado un máximo debido a la presión bajista que el mercado comienza a ejercer al constatar la otra cara de la moneda sobre los mismos factores que impulsaron la subida; léase:  la continua imposibilidad de la OPEC de congelar su producción, el repunte significativo de la producción y exportación de crudo de EE.UU y la poca influencia que genera sobre la producción de crudo de la región, el conflicto entre el gobierno de Iraq y Kurdistán.

Los ETP sobre metales industriales captan inversiones semanales por un total de $13 millones a pesar de la reciente gran subida de los precios. En términos estacionales, dado que los precios de los metales industriales tienden a caer entre octubre y noviembre, cualquier retroceso de precios a constatarse a partir de aquí, lo vemos como una oportunidad para capitalizar las perspectivas de un menor nivel de oferta -que conlleva a déficits plurianuales- y la mayor demanda de automóviles.

Continúa el interés por los ETP sobre robótica. La semana pasada captaron un total de $33 millones, lo que representa el mayor volumen semanal desde que fueron suscriptos (octubre de 2014). En lo que va del año, acumulan entradas por un total de $467 millones.