La reforma laboral que ha presentado la Casa Blanca de EEUU supone la mayor reforma financiera desde los años 30. El presidente de EEUU, Barack Obama, adelantó que se incentivarán las medidas innovadoras frente a las abusivas. Unos detalles que se conocen con cuenta gotas y que contempla mayores competencias para la Reserva Federal para mejorar su papel de supervisor.