Las masivas inyecciones de liquidez y los tipos mínimos de los bancos centrales para hacer frente a la Gran Recesión tienen, como no podía ser de otra forma, adeptos y detractores. Entre estos últimos se encuentra el ‘bajista’ de Société Générale, Albert Edwards, quien cree que serán sus cabezas visibles las que se sacrifiquen cuando empiece la próxima gran crisis.

Aunque los bancos centrales, con sus políticas extraordinarias de tipos mínimos y sus billonarias inyecciones de liquidez, son los garantes últimos de la recuperación tanto de la economía como de los mercados, lo cierto es que no son pocos los que no dejan de ver los ‘efectos perversos’ de estas ‘medidas desesperadas, para tiempos desesperados’.

Bill Gross, de Janus Henderson es uno de sus principales críticos, pero no está solo. Albert Edwards, el ‘bajista’ por excelencia de Société Générale, también cree que con estas políticas las autoridades monetarias están alimentando una crisis inevitable.

“Los banqueros centrales no reconocen que puede ser su propio dinero barato y sus tipos ceros los causantes del próximo estancamiento del crecimiento, mientras que al mismo tiempo la desigualdad asciende a alturas intolerables”, afirma este experto y recoge MarketWatch.

Vea también: La subida es débil. No incrementamos peso y rotamos posiciones.

De hecho, cree que ante esto último, cuando la población se despierte, serán los gobernadores y presidentes de las autoridades monetarias los “próximos corderos de sacrificio que se lanzarán a los lobos” mientras los políticos buscan la redención.

Es más, afirma tajante que, llegado el momento, “la ‘mafia’ devorará la independencia de estas instituciones con la connivencia de una clase política dispuesta a hacer cualquier cosa para salvar sus propias pieles”.

Recordemos que, en su última carta a los inversores de Janus Henderson, Gross afirmaba que “las estrategias que implican reducir el riesgo se comportarán, en última instancia, a los ‘falsos’ ganadores creados por la impresión de dinero de los bancos centrales”. Alertaba de que el capitalismo financiero “defectuoso, apoyado por la cada vez más destructiva política monetaria, comienza a erosionarse, no apoya a la economía real”. Concluyendo que “todos los mercados están cada vez en más riesgo”.

Lea también: "En el Ibex, los niveles donde sería interesante incrementar exposición serían los 10.063-9.983 puntos"

Advertencia a la que se sumaba el también ‘bajista’ Marc Faber: “Hay una burbuja en todos los mercados. El precio de ningún activo es bajo”.