¿Es usted deportista y moderno? Probablemente en su entorno será habitual hablar de Fitbit y GoPro, dos compañías que fabrican artículos que usan los deportistas más digitales para grabar vídeos o para medir toda la actividad de su cuerpo mientras se ejercitan. En poco tiempo las dos compañías lograron convertirse en marcas bien reconocidas por una gran parte del público. ¿Cómo van en bolsa?

Lo hipster no está de moda en los mercados. Las dos empresas llevan muy poco tiempo como cotizadas. En un mes, GoPro cumplirá dos años como cotizada y FitBit apenas cumplirá uno, el próximo 18 de junio.

Además del público al que se dirigen, las dos compañías protagonizaron un debut en bolsa fulgurante. GoPro, el fabricante de cámaras de vídeo subió un 31% el día de su debut después de haber marcado su precio en 24 dólares por acción.

Por su parte, FitBit lo hizo mucho mejor, sus títulos se apreciaron un 52% durante la primera jornada, disparando sus acciones desde los 20 dólares en los que los colocadores marcaron el precio, hasta la cota de 30,40, con la que cerró ese primer día.

Sin embargo, si usted entró en esas jornadas, probablemente no haya hecho otra cosa que arrepentirse desde ese momento. Ninguna de las dos empresas está ni remotamente cerca de esos niveles.

Si miramos cómo van desde el 18 de junio del año pasado, cuando salió a cotizar Fitbit, la situación no puede ser más desalentadora. El fabricante de pulseras de actividad cotiza con unas caídas del 79,43% y sus títulos se mueven en el entorno de 6,5 dólares por título. En este mismo periodo, GoPro se deja más de un 85% de su valor en bolsa y sus títulos se mueven en poco más de 8,2 dólares por acción.

GoPro FitBit

Es más, el fabricante de cámaras, se deja un 73 ,64% desde su salida a los mercados. 

GoPro

Ninguna de las dos está en positivo en este año, un ejercicio especialmente bueno para ninguna de ellas. El fabricante de cámaras se deja un 4,3% desde el 1 de enero y un 16% su rival.

Y a pesar de todo, los analistas siguen sin darles su apoyo. Solo un 6% de los analistas apuestan por comprar las acciones de la compañía, frente al 53% que opta por mantener y el 41% que aconseja la venta. El precio objetivo está por debajo de su cotización actual, lo que implicaría potencial bajista.

Lo mismo ocurre con FitBit. Solo un 25% opta por las compras, un 65% aconseja las ventas y el 10% restante se decanta por las ventas.