El Banco de Noruega (Norges Bank) ha decidido este jueves subir los tipos de interés en 50 puntos básicos, hasta situar la tasa de referencia en el 1,25%, acumulando así cuatro subidas de tipos desde el pasado mes de septiembre.

Según ha informado la entidad, en su reunión de agosto prevé subir de nuevo los tipos en 25 puntos básicos, hasta situarse en el 1,5%. Durante los 12 meses siguientes, el banco acometerá varias subidas del precio del dinero hasta situarlo en el entorno del 3%.

"Las perspectivas de un periodo más prolongado de elevada inflación sugieren un incremento más rápido de los tipos que lo que habíamos proyectado. Una subida de tipos más rápida reduce el riesgo de que la inflación permanezca alta y la necesidad de un endurecimiento más marcado de la política monetaria a futuro", ha indicado la gobernadora del Banco de Noruega, Ida Wolden Bache.

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

Con respecto a la balanza de riesgos, el Comité de Política Monetaria del banco central ha alertado de que en caso de que las presiones inflacionistas globales se mantengan durante más tiempo y se debilite la corona noruega, los tipos podrían subir incluso más de lo previsto.

Por otro lado, en caso de que las subidas de tipos de interés en el extranjero provoquen una ralentización "abrupta" del crecimiento económico y si se relajan las presiones de la inflación, la subida de tipos en Noruega también podría reducir su ritmo.

Este mes, la Reserva Federal de Estados Unidos ha subido los tipos en 75 puntos básicos, mientras que el Banco de Inglaterra los elevó en 25 puntos básicos y el Banco Nacional de Suiza decidió elevarlos en 50 puntos, siendo esta su primera subida del precio del dinero desde 2007.

De su lado, el Banco Central Europeo (BCE) tiene previsto elevar el precio del dinero en el mes de julio y, para afrontar el posible impacto en las condiciones de financiación, la autoridad está estudiando el diseño de un nuevo instrumento antifragmentación.