Por fin han llegado las vacaciones y nos marchamos a la playa a descansar unos días. Sin embargo, la cartera de acciones no coge vacaciones y no quiero venderla, bien porque algunos valores están en pérdidas o bien porque otros están en ganancias y funcionando bien. Entonces, ¿cómo podemos desconectar?

Invertir durante las vacaciones

Se nos abren varias posibilidades que van desde no hacer nada, que es lo que suelen hacer los inversores con objetivos temporales de medio y largo plazo y que olvidan la cartera hasta su regreso a la rutina del día a día, hasta hacer un seguimiento exactamente igual al que hacemos el resto del año, pero en este caso a través de nuestro smartphone y la aplicación online que nos ofrece nuestro bróker. Perfil reservado al inversor inquieto que no desea dejar escapar ninguna oportunidad de trading aunque esté de vacaciones.

No obstante, hay que tener en consideración a nuestra familia y optimizar nuestro tiempo dependiente de la pantalla. Lo primero a tener en cuenta es que no todas las franjas horarias son las mejores para operar. Así, si queremos hacerlo, lo mejor que podemos hacer es operar en la apertura de los mercados, es decir, máximo hasta las 10 de la mañana. Sabiendo que el mercado de futuros sobre índices abre a las 8 de la mañana y que una hora más tarde lo hacen las bolsas, es muy raro ver un cambio de tendencia pasada esa hora. Así que lo óptimo es coger la ola, surfearla y terminar nuestro trabajo antes de bajar a la playa.

Realmente podemos estar el resto de la mañana disfrutando. Por norma, no suele haber movimientos bruscos por la mañana hasta que se presentan datos macro estadounidenses, a las 14:30h (hora peninsular española), y que coincide con el comienzo de la contratación de los futuros estadounidenses fuera del mercado electrónico nocturno. Se repite por lo tanto el proceso de tres horas en las que se pueden encontrar movimientos direccionales importantes, ya que una hora después abre Wall Street y una hora más tarde se prepara el cierre de la sesión europea antes de quedarse huérfana la estadounidense.

Eso sí, habrá que sacrificar el mayor invento español que es la siesta si queremos pegarle un bocado a la Bolsa. Importante tener a mano un calendario económico para evitar ausencias en la mesa familiar a la hora de comer por culpa del dato de turno.

Eduardo Bolinches, Analista Colaborador de ActivTrades