Vidrala cerró el primer semestre con un resultado neto de 33,8 millones de euros, lo que supone un incremento del 18,2% respecto al mismo periodo del ejercicio precedente.

 

 

En los seis primeros meses del ejercicio, el beneficio antes de impuestos de Vidrala se situó en 41,7 millones de euros, cifra un 16,5% superior a los 35,8 millones de euros del primer semestre de 2015.
 

La cifra de ventas registrada por Vidrala hasta junio superó los 393 millones de euros, lo que representa un incremento del 1,1% sobre las ventas reportadas el año anterior (388,9 millones de euros).

El beneficio por acción de la compañía fabricante de vidrio vasca asciende a 1,36 euros por acción, frente a los 1,15 euros de un año antes.

Vidrala registró a finales del primer semestre un flujo libre de caja de 49,7 millones, a la vez que redujo su deuda un 21,9% hasta los 369,9 millones.