Tras la llegada de Emilio Saracho a la presidencia del Banco Popular han saltado las especulaciones en el mercado sobre la posible futura estrategia de la entidad.El banco está revisando el plan estratégico y debe sopesar dos opciones, la posibilidad de seguir adelante de forma independiente, para lo que sería necesario una ampliación de capital o la de sanear su balance mediante la fusión con otro banco, el BBVA, como candidato principal.
 

Los analistas de Merril creen que si Popular afrontase la situación de forma independiente, debería ampliar su capital en 2.100 millones de euros. Así cubriría sus pérdidas en la cartera de préstamos morosos y activos embargados. El diario Expansión ha afirmado que “en caso de emitir esas nuevas acciones a 0,94 euros cada una, el beneficio por acción de 2018 se diluiría en un 24%. Esta ampliación y posterior saneamiento podrían hacer innecesaria la segregación de los activos inmobiliarios en una nueva sociedad”.

Una segunda opción, sería que BBVA comprase Popular.El tamaño tan importante de Popular sería una complicación si la fusión se llevase a cabo, debido a que sería bastante costoso para que tan solo Santander y BBVA lo pudiesen digerir. La primera entidad, Santander, ha afirmado que se negará, pero el banco bilbaíno no lo ha hecho, aunque según Merrill Lynch, tendría que ampliar su capital en 12.600 millones de euros para poder realizar la fusión. Este dinero le permitiría pagar su valor en Bolsa y así sanear sus activos. La implicación es enorme, daría lugar a una ampliación de entre una cuarta parte y un tercio del capital actual de BBVA, en función del precio de emisión. Además el beneficio del BBVA se vería afectado, los analistas prevén una bajada del 8% para el año 2018. Si BBVA comprase Popular, ampliaría su capital en casi 13.000 euros y esto supondría que la entidad bilbaína se posicionase como la tercera empresa con más capital del IBEX35, alcanzando los 50.608 millones de euros. De hecho, el pasado viernes el banco cerró por primera vez con una capitalización - de 38.008 millones de euros – mayor que de la Telefónica - 37.734 millones de euros-.

Pero para gustos colores, algunos inversores creen que el potencial de Popular podría aumentar si llevase a cabo el proceso de forma conjunta con el BBVA. Luis Arenzana, del fondo Ronit Capital ha afirmado en el diario Expansión que "los días de Popular como firma independiente parecen contados. Una fusión con BBVA tendría sentido, ya que este banco ha adelgazado su negocio español, tiene poca exposición a pymes y cuenta con mucha presencia en dos países problemáticos: México y Turquía. BBVA podría pagar menos del valor en libros y obtener grandes sinergias".