Esperábamos volatilidad y caídas mayores en el mercado tras el resultado del referéndum italiano y la dimisión de Renzi. Pero el mercado se ha dado la vuelta y, si no fuera por los bancos, el Ibex estaría en positivo.

 
Los mercados financieros se están acostumbrando a que actúen los Bancos Centrales y, mientras esto pase, estamos bien, pero ahora habrá que ver el posible acceso de populismos y partidos anti europeístas al poder italiano. Esto va a dificultar que se solucione el problema de la banca italiana a medio plazo.
 
Ahora hay que revisar los números de Popular y si el plan estratégico en el que estaba embarcado puede salir o no. Además, tienen que valorar si quieren y pueden seguir ellos solos delante de forma independiente. El tema de la fusión va a ser complicado porque Popular tiene un tamaño importante para que sólo Santander y BBVA lo puedan digerir. Santander se ha negado y dice la prensa que BBVA tendría que hacer una ampliación de capital de 12.600 millones para asimilar una compra así.
 
Declaraciones a Radio Intereconomía