Los clientes de Santander España que realicen compras online con su Tarjeta Mundo 1|2|3, la tarjeta de crédito asociada a la Cuenta 1|2|3, desde mañana hasta el domingo, recibirán una acción del banco por cada 100 euros de compra. El banco se suma con esta promoción al Black Friday, con el que los comercios comienzan su campaña navideña con importantes descuentos en su oferta comercial. 
 
Además, desde el 27 de noviembre hasta el 6 de enero, todas las compras superiores a 100€ realizadas con la Tarjeta Mundo 1|2|3, tanto en comercios como en internet, darán la opción de obtener acciones si se financian mediante la opción de “pago fácil” y con un mínimo de tres cuotas. Estas acciones se sumarán a las obtenidas por el uso trimestral de la tarjeta y otros productos del Banco.

Banco Santander continua así con la estrategia iniciada el pasado mes de mayo con el lanzamiento de la Cuenta 1|2|3 y aspira a aumentar el número de clientes vinculados, poner el foco en mejorar la satisfacción del cliente y ganarse su confianza, con una oferta más sencilla y más ajustada a sus necesidades. La Cuenta 1|2|3, pensada tanto para clientes nuevos como los ya existentes, ofrece una rentabilidad del 3% por tiempo indefinido y desde el primer euro para saldos a partir de 3.000 euros, con un máximo de 15.000 euros; un 2% si se mantiene en la cuenta un saldo de entre 2.000 y 3.000 euros; y un 1% para saldos entre 1.000 y 2.000 euros. Además, devuelve en efectivo entre el 1 y el 3% del importe de los recibos de gastos del hogar (agua, luz, teléfono) y seguros, gastos de educación (colegios, guarderías, universidades), ONGs y gastos en impuestos locales y seguros sociales, con un máximo de 110 euros mensuales en devoluciones.

Para contratarla sólo hace falta domiciliar los ingresos (nómina, pensión, etcétera), usar la tarjeta de débito o crédito, domiciliar tres recibos y pagar una cuota mensual de tres euros. Con estos requisitos, el cliente ya recibe una acción de Banco Santander, y entra en el Mundo 1I2I3. A partir de ahí, se premia su vinculación con la entrega de más acciones (de uno a 30 títulos), en función de los importes que contrate en otros productos como planes de pensiones, seguros, préstamos e hipotecas o el uso que haga de su tarjeta de crédito.