Técnicamente un mercado bajista se denomina a aquella fase en la que cualquier activo ha caído un 20% desde sus máximos. Según el columnista de MarketWatch, en Estados Unidos podríamos estar muy cerca.
 
En su último artículo recuerda que pese a las fuertes caídas de principios de año, los índices americanos no vivieron esa fase ya que solo llegaron a caer un 14% desde los máximos en 2.100 de noviembre hasta la zona de 1.800 a mediados de febrero.

A pesar de esa recuperación, el índice sigue solo un 1% por encima de los niveles a los que comenzó el ejercicio y no ha sido capaz de romper por encima de 2.100 puntos. Aunque está a poco más de un 2% de sus máximos históricos, parece muy difícil que sea capaz de alcanzarlos.

En su columna, Jeff Reeves explica que hay siete señales que podrían estar indicando que el S&P 500 podría estar a punto de entrar en un nuevo bear market.

- La FED:  Explica el experto que es muy difícil de negar la influencia que han tenido las políticas no convencionales de la Reserva Federal en la evolución en bolsa del mercado americano. “Desde el final del QE hace más de un año y el inicio de la normalización monetaria, los inversores no han tenido tanto apoyo de la FED. Es más, la incertidumbre es mayor, la volatilidad de la semana pasada tras la publicación de las actas de la reunión de abril de la autoridad monetaria lo prueban”, apunta.

- Beneficios: Los datos que usa el columnista apunta que los beneficios de las empresas del S&P 500 han caído una media del 7,1%. Es más, “58 compañías del índice han dado previsiones negativas para los próximos trimestres”. En su opinión “aunque algunos inversores están culpando a las compañías ligadas a la energía, hay otros sectores en los que también se han producido caídas de más de dos dígitos, como en las cadenas  minoritas o las utilities”.

- La confianza de los pequeños comercios: que en marzo de este año alcanzó mínimos de dos años. El dato sigue por debajo de los niveles de diciembre de 2004, cuando se tocó máximos de expansión en niveles de 100. Además, merece la pena señalar que la lectura actual está en 93,6 por debajo de la media de los últimos 42 años (98)”, dice.

- Confianza de los consumidores:  La última lectura del indicador del Conference Board, así como la lectura que prepara la Universidad de Michigan mostraron caídas en el último mes y por cuatro mes consecutivo. Quizá, dice el experto, se deba a la subida de los precios del petróleo y el gas “ya que los consumidores son tan frágiles que no pueden gestionar un barril de petróleo a 40 dólares en lugar de a 30 dólares, lo que es poco esperanzador”.

- Crecimiento anémico del PIB:  En el primer trimestre de este año la economía americana solo se expandió a ritmos del 0,5%, el nivel más bajo en dos años.
Flujos de fondos: Las últimas encuestas siguen mostrando aversión al riesgo, según los datos de Morningstar que usa el columnista.

- Aumento de la incertidumbre: En las próximas semanas nos enfrentamos a varios puntos de conflicto en el mundo que podrían afectar a las bolsas. el referéndum para mantenerse en la Unión Europea del Reino Unido, problemas económicos en Brasil o Rusia –por la caída del precio del petróleo-.

S&P 500


QUIZÁ LE INTERESE LEER:
“Aquellos maravillosos máximos que no serán fáciles de alcanzar”