La compañía que opera en el MAB facturó 2.5 millones de euros el año pasado con un beneficio operativo de 282.00 euros.

El modelo de Pangaea está diversificado en tres áreas principales. La primera de ellas es la gestión asistencial en hospitales, lo que supone la mitad de los ingresos de la compañía. Actualmente, tienen más de 2.500 pacientes en activo. Un acuerdo con el grupo Quirón le ha permitido asumir la asistencia en cuatro de sus centros.

El resto de su modelo de negocio se centra en su actividad farmacéutica así como en el de laboratorio de análisis patológicos, especializados y pioneros en biopsia líquida. Esto último permite encontrar un cáncer en un estadio temprano. Durante el año 2016, Pangaea invirtió 2.7 millones de euros en proyectos de investigación, de los que 1.5 correspondieron al desarrollo de fármacos y diagnóstico molecular.

Gana terreno en el ámbito europeo

Su especialización en materia de biopsia líquida ha servido para que Pangaea forme parte de un consorcio europeo de instituciones investigación a través del proyecto ELBA (European Liquid Biopsies Academy), el cual cuenta con un presupuesto de tres millones de euros. La participación de Pangaea Oncology en este proyecto le supondrá unos ingresos adicionales de 247.000 euros en tres años para impulsar su I+D.

El proyecto ELBA está formado por un consorcio de 9  miembros de los cuales 7 son grandes  universidades e instituciones de prestigio. Los dos restantes son dos empresas de pequeño y mediano tamaño de la UE.

Pangaea distribuye en España sus test a través del grupo Echevarne y ha llegado a un acuerdo de licencia con Labco. Además ha llegado a un acuerdo para llevarlo a Estados Unidos y a China gracias al grupo DiaCarta.

Debutó en el MAB en 2016

Pangaea Oncology se estrenó en el MAB (Mercado Alternativo Bursátil) el 29 de diciembre de 2016, cerrando su primera sesión con una subida del 4.81%.

La compañía fue fundada por tres personalidades de renombre Rafael Rosell, Santiago Ramón y Cajal y José Maestre. Al proyecto se han ido sumado diversos  inversores cualificados, entre ellos la familia Solans, principales accionistas de Pikolin y los cuales ostentan  el 36,49% de la compañía  tras la ampliación de capital previa a la salida al MAB. 

Más información sobre Pangaea