Air France-KLM es la más afectada por los atentados del pasado fin de semana aunque ello no provoca cambios significativos a corto plazo. Las aerolíneas más débiles ya se encontraban bajo un proceso de descompresión de sobrecompra.

Los ataques terroristas llevados a cabo el pasado fin de semana en París por el Daesh, intentan, entre otros muchos puntos, incidir sobre el turismo y la economía de una de las principales capitales mundiales. Por ello, el sector se encuentra bajo vigilancia a corto plazo para conocer el verdadero impacto que las empresas que prestan servicios al turismo son potencialmente vulnerables. (ver: “Las aerolíneas europeas caen ante la masacre en Francia”)

Sin embargo, las principales aerolíneas mundiales no se han mostrado especialmente perjudicadas por los atentados a corto plazo, puesto que, incluso las compañías con una menor maduración en su estructura de precios como son Air France-KLM, American Airlines y Lufthansa, no han perdido niveles significativos a corto plazo.

En este sentido, y como veremos a continuación, el mercado descuenta un fracaso en el impacto del turismo, por lo que Daesh fracasará en su intento de atentar contra la economía Occidental, así como en todos sus propósitos que atentan contra nuestra Libertad.
 
Ranking combinado de filtros técnicos de las principales aerolíneas del mundo
                                             Fuente: Visual Chart y elaboración propia.

Air France-KLM (AF)cotiza bajo un canal alcista que parte de los mínimos anuales situados en los 5,51. Dicha estructura de máximos y mínimos crecientes a corto plazo viene apoyada por diversos factores que se consideran fiables, como son, (1) la divergencia alcista dibujada por el oscilador MACD a lo largo del verano, (2) respeto máximo a los límites de la figura y (3) un aumento gradual en el volumen de contratación.

El gap bajista desplegado el lunes en los 6,79 tras los atentados en París no pone en riesgo la figura de corto plazo, figura que sí estaría en peligro si se pierde a precios de cierre los 5,99. Para considerar que el proceso de recuperación a corto plazo sigue adelante la cotización debería tapar cuanto antes el hueco bajista citado, cuyo objetivo se situaría en el máximo relativo previo de los 7,27.
 
Air France-KLM en gráfico diario con Estocástico (ventana central superior), MACD (ventana central inferior) y volumen de negociación

Fuente: Visual Chart y elaboración propia.

American Airlines (AAL)cotiza bajo un canal alcista de corto plazo que parte de los mínimos del presente año 2015 situados en los 34,10. Un canal que consideramos fiable y que encuentra en el oscilador MACD su mayor aliado tras purgar lecturas de sobreventa acumulada. El reciente impulso bajista que parte de los 47,09 se produce por (1) la aproximación del límite superior del canal de corto plazo citado, (2) los niveles de sobecompra localizados en el oscilador Estocástico y (3) por la complejidad que registra el área de precios comprendida entre los 46,70-44,50 aproximadamente.

Sin embargo, no podemos considerar que el efecto de los atentados del pasado fin de semana haya derivado en un especial impacto negativo puesto que, el impulso bajista ya venía desarrollándose e, incluso, el volumen de negociación cae a lo largo de dicho tramo correctivo, por lo que todo parece indicar que nos encontramos ante una onda inferior dentro del propio rango que no ocasionará problemas mientras no cubra el hueco alcista de los 39,74.
 
American Airlines en gráfico diario con Estocástico (ventana central superior), MACD (ventana central inferior) y volumen de negociación

Fuente: Visual Chart y elaboración propia.

Lufthansa (LHA)los atentados de París ni siquiera le obligan a cubrir el hueco alcista de corto plazo situado en los 12,67 y que ha estado funcionando como aproximación a la media de largo plazo. Un punto de soporte significativo que sigue vigente y manteniendo un sesgo alcista derivado de la resolución al alza del canal bajista de medio plazo que parte de la zona de los 15,53.

De nuevo encontramos que la serie de precios ya venía cayendo en las últimas semanas tras registrar los 14,55, un movimiento correctivo que consideramos positivo al más estricto corto plazo puesto que permite normalizar lecturas procedentes de los osciladores de precios, osciladores que cotizaban con excesos compradores. El reciente cruce de la media de 40 sesiones respecto a la de 200 sesiones permite considerar que, lejos de caer, la compañía se encuentra bajo un proceso de impulso para atacar la zona de los 15,53-14,90.
 
Lufthansa en gráfico diario con Estocástico (ventana central superior), MACD (ventana central inferior) y volumen de negociación

Fuente: Visual Chart y elaboración propia.