Tras la incorporación de los nuevos consejeros delegados de Grifols, Raimon Grifols Roura y Víctor Grifols Deu, la compañía ganó un 7% más hasta los 134 millones de euros durante el primer trimestre. 

Este crecimiento de Grifols se debe generalmente al fuerte crecimiento de la división de biociencia que experimentó un alza del 15% hasta los 853 millones, y al impacto positivo que tuvo la adquisición de los activos de diagnóstico Hologic a principios de año por 1.750 millones. El área creció un 6% hasta los 170 millones. También tuvo que ver la división hospitalaria y la de suministros biológicos, que representa un 2,2% y un 1,3% de los ingresos respectivamente, que anotaron crecimientos del 1%.

Los ingresos de la compañía aumentaron un 11% hasta los 1.062 millones de euros. El ebitda se disparó un 14,3% hasta los 134 millones y sitúo el margen respecto a ventas un 30,4%. La multinacional cerró el ejercicio con una deuda financiera neta de 5.754 millones de euros, incluyendo los 1.700 millones de dólares de financiación para la compra de activos a Hologic.

La empresa ha realizado durante este año un proceso de refinanciación para todo su pasivo financiero, situado en 7.300 millones de euros. Grifols ha reducido el coste medio de su deuda en 120 puntos básicos y ha logrado tipos de interés por debajo del 3%.