Los bajistas han optado por cebarse con la compañía tras los decepcionantes resultados presentados ayer. Hoy pone en juego los 9,25 euros por acción con la mirada puesta aún un escalón más abajo: los 9 euros. ¿Es momento de comprar ya?
 
Es la gran pregunta y quizás la respuesta pase por esperar a la llegada de dicho soporte. "Los resultados no gustaron nada, pero en intradía ayer se recuperaron las cosas en la medida de lo posible y con un volumen muy alto, pero no recuperamos la SMA200 sesiones", apuntillla José Luis Cárpatos, analista independiente y colaborador de Estrategias de inversión.

Indra registró unas pérdidas netas de 20 millones de euros en el primer trimestre de 2015, frente al beneficio de 31 millones de euros del mismo periodo del ejercicio anterior, por la estacionalidad de procesos electorales y los resultados negativos en Brasil.  Además, otro golpe para el accionista ha sido la anulación del dividendo con cargo a las cuentas de 2015. 

"Hoy volvemos a la carga creando un nuevo mínimo del mes y entrando de lleno en la sobreventa. La zona de los 9 euros, en principio, es soporte", asegura el experto. Es la misma zona sobre la que estuvo bailando a lo largo del mes de febrero hasta que la superara con una tremenda vela alcista el pasado 5 de marzo. 


*Pinche sobre la imagen para ampliar
Indra cotización


Desde los máximos marcados hace tan sólo once sesiones en el nivel de 11,515 euros por título, el valor se ha desploma un 20% y podría albergar otro 3% adicional de caída si se tiene en cuenta el importante soporte de 9 euros. 

El consenso de mercado ya apuntaba a una sobrevaloración de la compañía al apuntar a un precio medio objetivo de 9,47 euros, hasta hace dos sesiones muy por debajo del nivel al que cotizaba el valor. Hasta el 50% de los brókers apuestan por vender los títulos de Indra, frente a un discreto 17% que insiste en su compra. Y han ido a más: desde el mes de diciembre los partidarios de deshacerse del valor han aumentado un 20%. 

Acceda a todos los análisis de Indra