La familia Fluxá era parte del máximo órgano de gobierno de ACS mediante Iberostar Hoteles y ha decidido salir del mismo. Esta decisión ha sido llevada a cabo debido a las restricciones que impone la nueva normativa societaria, que alarga el plazo en el que los individuos consejeros de una sociedad no pueden comprar o vender títulos de la misma.
 
Hace no mucho, el pasado mes de julio la familia March salió del consejo de la sociedad debido a la misma razón.Iberostar Hoteles ha dado también este paso y ha salido del consejo, renunciando al puesto  con el que contaba en el  órgano de la empresa, en representación del 5% que representa en la constructora. La salida de la familia se produce casi 6 meses después de que lo hiciese la Corporación Alba, el segundo máximo accionista de ACS, con el 10%.

Fluxá ha alegado el mismo motivo que el resto de familias o corporaciones, el cambio de normativa que alarga el plazo en el que los partícipes de una empresa no pueden ni comprar ni vender títulos de la misma. ACS ha informado mediante la CNMV que la dimisión está motivada por “la nueva normativa comunitaria que ha supuesto un incremento de las restricciones impuestas para operar en los mercados de valores para los accionistas representados en el consejo de administración y, en concreto, en el incremento de la duración de los periodos de bloqueo, con el objeto de disponer de la suficiente flexibilidad para adoptar y ejecutar las decisiones de inversión y desinversión que en su caso le corresponden como accionista de la sociedad".

Actualmente los accionistas de ACS que siguen siendo participes del consejo son el presidente y los empresarios Alberto Cortina y Alberto Alcocer. Este Consejo ha aceptado la renuncia de la familia y además ha nombrado un nuevo consejero, José Eladio Seco, exdirector general de Aena “en época del segundo Gobierno del PP”,  afirma el diario Expansión. Del mismo modo, también ha nombrado un nuevo vicepresidente de la Comisión Ejecutiva, Pedro López Jiménez.