La compañía inmobiliaria obtuvo un beneficio de 274 millones de euros, lo que implica un descenso de un 34% con respecto al año anterior. La caída se produce por un aumento de los impuestos diferidos asociados a la revalorización de los activos.
 

Además, las cuentas de Colonial también han sufrido un impacto derivado de los cambios fiscales que afectaban a las bases imponibles negativas que se han limitado desde el 70% hasta el 25%. Esto, apuntan en la compañía “ha conllevado la regularización de los pasivos por impuestos registrados con anterioridad a dicho cambio normativo. Cabe destacar que dicho impacto no supone una salida de caja”

Sin tener en cuenta estos aspectos fiscales, el Beneficio Neto Recurrente del Grupo Colonial ascendió a 68 millones de euros a cierre del pasado ejercicio, lo que supone un aumento del  83% con respecto al año anterior.

En la firma apuntan que el pasado ha sido “un año excelente para el Grupo Colonial y sus accionistas”. Destacan que el Net Asset Value (el valor liquidativo de sus activos) asciendía a 7,25 euros por acción, a finales de 2016, lo que implica un aumento de un 18% en este periodo.

Esto, explican en la firma “junto con el dividendo pagado en julio 2016 supone una rentabilidad total para el accionista de más del 20%”. En su nota de prensa la inmobiliaria apunta que se trata de una de las rentabilidades más altas del sector no solo en España, sino también en Europa. Ellos atribuyen este retorno al posicionamiento de especialización en oficinas prime.

Durante el año pasado la empresa ha logrado un crecimiento de los ingresos por rentas del 17% debido a: 1. Un crecimiento del 7% de los ingresos comparables (en los inmuebles alquilados durante al menos doce meses), basado en el posicionamiento del portfolio prime.  –La sociedad apunta que el pasado ejercicio los ingresos aumentaron un 11% de crecimiento de los ingresos.

colonial