Banco Santander sigue reforzando su apoyo al sector agrario español, que ha resultado crucial para abastecer a la sociedad durante la pandemia de la Covid-19 y el confinamiento. Coincidiendo con el mes de septiembre, época de las cosechas de vino, la entidad ha lanzado la campaña vitivinícola 2021/22, que incluye una serie de facilidades a viticultores, bodegas y cooperativas en la liquidación y el anticipo de sus cosechas durante la vendimia. El principal objetivo de esta campaña es reforzar las capacidades digitales de los viticultores y contribuir así a la modernización del sector a través de herramientas como el Agroconfirming. Este instrumento financiero atiende las necesidades de mayor financiación de las bodegas, debido a la Ley de Mejora de la Cadena Alimentaria, que les obliga a que la uva entregada esté previamente amparada por contrato, a que se conozca el precio y a que sea liquidada a los 30 días de la entrega del último remolque de uva. 

El grupo cántabro también apoya a los profesionales del vino mediante el Anticipo Cosecha, un producto que permite adelantar los fondos esperados procedentes de la uva que los viticultores entreguen en su cooperativa. Además, Banco Santander cuenta con diferentes programas para la reestructuración y conversión de los viñedos, así como inversiones en la mejora del negocio y el seguro de viñedo, clave para el sector ante cualquier adversidad climática.

En esta campaña destaca además el apoyo a la internacionalización de las empresas del mundo del vino, que exportan más del 50% de su producción. Los principales destinos son Francia, Alemania, Reino Unido, Italia y Portugal, con una expansión cada vez mayor a otros países como China. El grupo está ayudando a las pymes a consolidar sus negocios en el exterior, aportando su experiencia internacional y su red de especialistas en los países donde opera.

Estrategias de Inversión

Santander, que cuenta con una cuota del 25% en pymes, financió al sector agroalimentario español con 7.567 millones de euros en 2020, lo que supone un 34% más. La agilidad del banco a la hora de resolver las propuestas de financiación de agricultores y ganaderos durante la pandemia ha sido determinante para que muchos de ellos hayan podido seguir con una actividad muy importante para la economía. En España, la agricultura aporta un valor bruto de más de 100.000 millones de euros y un 11% al PIB. Además, es responsable de casi 3.000 millones de empleos directos e indirectos, según los datos del Instituto Nacional de Estadística. Para ofrecer soluciones y asesoramiento a este colectivo, la entidad tiene 1.000 especialistas repartidos por sus 1.100 oficinas agro, que atienden a los más de 415.000 clientes del banco en este sector.

El banco ha intensificado su apuesta por la digitalización del sector agroalimentario para que las explotaciones agrícolas y ganaderas puedan mejorar su eficiencia y rentabilidad y lo hagan de una manera sostenible. Un ejemplo fue la campaña PAC 2020, que ponía a disposición de agricultores y ganaderos la posibilidad de solicitar el anticipo de la PAC mediante canales digitales. Los clientes que tengan preconcedido dicho anticipo reciben un SMS y un correo electrónico con la información del proceso de contratación, que se puede realizar en sólo tres pasos, desde la web del banco o mediante la app en los dispositivos móviles. La campaña de la PAC 2021 incluye la suscripción al Cuaderno de Campo Digital, una herramienta para registrar toda la información de sus explotaciones, uso de fitosanitarios, tipo de semillas, cabeza de ganado, maquinaria agrícola…, para una agricultura más sostenible y digital. También ha sido pionera en el lanzamiento de una app orientada al sector agroalimentario, compatible con cualquier smartphone (Android y iPhone), que ofrece información completa para cubrir las necesidades de los agricultores y ganaderos: noticias de actualidad del mundo agro, precios de las principales lonjas y mercados, subvenciones, plataforma gratuita para clientes y no clientes que quieran estar al día de las noticias relacionadas con la actividad agraria y ganadera.

Otras de las iniciativas de la entidad son las líneas de financiación I+D+I AGRO para que todo el sector pueda tener acceso a profesionalizar sus explotaciones agrícolas, mediante el análisis de factores como la tierra o el clima, para así obtener un mayor rendimiento y optimizar los costes, o el Plan Renove de Maquinaria Agrícola lanzado en el primer semestre de este año. En España, el 55% de la maquinaria tiene más de 18 años de antigüedad, y con los nuevos vehículos de precisión, los agricultores pueden reducir hasta en un 25% las emisiones de CO2 y generar ahorros de costes en los insumos de las explotaciones. Por último, en marzo, puso en marcha The Call Agro, una propuesta de innovación abierta que busca atraer startups con soluciones innovadoras. Entre los retos que plantea están la transición a productos más rentables, la profesionalización de las cosechas, la optimización en el uso de fertilizantes, productos fitosanitarios y agua y las soluciones para el cultivo, distribución y generación de demanda de productos ecológicos.