Bankia ha incrementado un 33% su financiación al consumo durante el primer semestre del año. En el periodo, la entidad concedió 574 millones de euros a esta finalidad frente a los 432 millones del mismo periodo del ejercicio precedente.

Este ritmo de incremento supone duplicar el mantenido durante el conjunto del pasado año, en el que el banco creció a ritmos del 17% en este negocio. Hasta la conclusión del pasado mes de junio, el banco formalizó cerca de 82.000 operaciones al consumo, lo que supuso un crecimiento del 46% en términos interanuales, según datos publicados por la entidad en la web www.darcuerda.com, en la que cada mes se actualizan las cifras de financiación.

Esta evolución del crédito al consumo ha permitido a la entidad incrementar su cuota de mercado en este segmento de negocio, que ha pasado del 3,72% en junio de 2014 al 4,17% en mayo de 2015.

El avance estuvo apoyado, principalmente, en las llamadas líneas de créditos preconcedidos con los que financiar la compra de vehículos, viajes, estudios, reformas u otros gastos familiares.  Se trata de líneas de financiación que la entidad mantiene abiertas permanentemente y que permiten la concesión automática de la financiación en el momento que necesite el cliente.

Actualmente, más de 1,7 millones de clientes de Bankia ya disponen de alguno de estos préstamos preconcedidos, que pueden elevarse hasta 30.000 euros, aunque la cantidad se personaliza para cada cliente. La financiación aplica un tipo de interés nominal fijo del 9%.

Cuando el cliente quiere hacer uso de su línea de financiación, basta con que acuda a su sucursal, a su oficina internet, oficina móvil o uno de los 5.600 cajeros automáticos que tiene la entidad, precise el importe y el plazo del préstamo, e indique la cuenta o la tarjeta en la que quiera que se le abone la cuantía solicitada. De hecho, el 20% de las operaciones formalizadas en consumo se han tramitado a través de canales alternativos a la oficina tradicional, como los cajeros o el móvil.

La concesión del crédito a familias para la financiación de bienes de consumo una de las líneas estratégicas de crecimiento para la entidad. Y más teniendo en cuenta que todas las estimaciones macroeconómicas para el presente ejercicio apuntan a que el consumo privado se puede erigir como uno de los motores del crecimiento en España.