La fuerza con la abría el selectivo esta jornada se ha desvanecido rápidamente y ahora el Ibex 35 se deja en el entorno del medio punto porcentual por debajo de los 8.400 puntos. Europa, en la misma línea, pierde terreno sobre el parqué y es que parece que el ansia de venta se ha apoderado de los accionistas llevados por un miedo atroz cada vez que un político hace amago de salir a la palestra. El euro/dólar, ya en el 1,44, modera su tendencia alcista.

Sólo falta por caer el Dax germano que ya ha visto como sus ganancias retrocedían hasta una subida del 0,85%. El Cac francés recorta un 0,41% y se juega los 3.100 puntos, mientras que el Eurostoxx 50, muy optimista a primera hora, retrocede un 0,66%, en los 2.278 puntos. Con todo este panorama en las bolsas europeas, cabe decir: uno, el Ibex ha arrastrado a Europa siendo el primero en pasar a terreno negativo y dos, la caída parece no tener fin y ahora se mide con el soporte de los 8.300 puntos.

A esta hora –aunque nunca se sabe- cede un 0,65%, hasta los 8.373 puntos, arrastrado por la banca. El Banco Santander, el valor bancario más castigado por el Ibex 35, encabeza las pérdidas y cede un 2,05%, seguido de Bankinter, un 1,93% abajo, el Sabadell y el BBVA, con caídas en el entorno del 1,5%.

Ferrovial, BME y Amadeus mantienen la balanza del Ibex 35 con ganancias del 1,8%.



Gráfico Diario Ibex 35 (10 agosto)