El positivo discurso de la Fed sobre la situación de la economía estadounidense y las buenas cuentas empresariales, no han sido suficientes para ocultar los flojos datos macro que hoy han defraudado al mercado. Así pues, Wall Street , tras abrir con signo dispar, se cae pocos minutos después. El Dow Jones cae un 0,26% hasta los 10.210 puntos, el S&P 500 un 0,8% y el Nasdaq un 0,40%.
Como era de esperar, ayer la Fed mantuvo los tipos de interés cercanos a cero y, además, ofreció un discurso algo más optimista con respecto al panorama económico de la primera potencia mundial. Aún así, en la reunión de dos días que finalizó el miércoles, hubo sorpresas. El presidente de la Fed de Kansas City, Thomas Hoenig, votó en contra de mantener las tasas de interés en niveles tan bajos, una medida que aún no contempla el resto de la directiva que apuesta por seguir retirando paulatinamente las ayudas y la liquidez inyectada en el sistema.

La positiva visión de la Fed puede parecer que maquilla de rosa la situación, pero los datos macro de hoy, devuelven a la realidad: la recuperación es lenta. Este jueves se han conocido las cifras de peticiones de subsidio por desempleo que en la última semana cayeron pero por debajo de las expectativas. En concreto, disminuyeron en 8.000 a un nivel ajustado de 470.000 en la semana que finalizó el 23 de enero. Este número contrasta con las 32.000 que esperaban algunos analistas.

Precisamente por la debilidad del empleo, los datos que hoy arrojaba el barómetro de la actividad nacional de la Fed de Chicago han defraudado. La actividad empresarial cayó un 0,61% en diciembre, cuando tan sólo un mes antes caía casi a la mitad (0,39% en noviembre).

Tampoco han arrojado positivos datos los pedidos de bienes duraderos que aumentaron en diciembre un 0,3%, mucho menos de lo esperado. Este ligero aumento se une a los dos descensos mensuales anteriores, lo que sugiere una lenta recuperación del sector manufacturero.

En lo que respecta a las compañías, hoy ha habido una verdadera lluvia de resultados. En el lado de los afortunados encontramos a Time Warner que deja atrás las pérdidas de un año antes y registra una ganancia de 322 millones de dólares en el cuarto trimestre del 2009, lo mismo que Eli Lilly que ganó 915,4 millones de dólares en los últimos tres meses del año, frente a las pérdidas de 3.630 millones del mismo periodo del año anterior. Time Warner sube un 0,33% en el NYSE, mientras que Eli Lilly cae un 1,46%.

Colgate-Palmolive, compañía dependiente directamente del consumo familiar refleja en sus cuentas la mejora de este factor. Colgate-Palmolive sube hoy un 1,16% tras declarar que ganó un 27% más en el cuarto trimestre del 2009. La empresa se embolsó 631 millones de dólares, aunque los analistas esperaban que facturara hasta 4.080 millones.

Más notable fue la mejora de las cuentas de Ford, que ganó 2.700 millones de dólares en 2009, sus primeros resultados positivos en cuatro años, en gran parte propiciados por la reducción de costes, más que por las mejoras en las ventas. Aún así, sus títulos cae un 0,17%.