Tímidos avances en la apertura del mercado americano a pesar de las fuertes caídas registradas ayer. Sube hoy Wall Street y lo hace en una jornada en la que, de nuevo, los datos macroeconómicos servirán de catalizadores al mercado. Antes del toque de campana, y a la espera del dato de ventas de viviendas usadas, se conoció que las ventas minoristas cayeron un 4,4% en las tres primeras semanas de junio. Así las cosas, en los primeros minutos de negocio, el Dow Jones de Industriales repunta un 0,13% hasta los 8.349 puntos, el tecnológico Nasdaq sube un 0,63% hasta los 1.777 puntos mientras que el S&P 500 avanza un 0,45% hasta los 897 puntos.
Abre Wall Street y lo hace en positivo en una sesión con referencias macro de importancia, como los datos de ventas de viviendas. Sin embargo, antes de la apertura, los inversores ya conocieron que las ventas minoristas que elabora el índice Johnson Redbook descendieron un 4,4% durante las tres primeras semanas de junio, frente al mismo periodo del mes anterior. Según el informe se esperaba que las ventas cayeran un 4,1% en el período. El índice mostró además, que sobre una base ajustada a factores estacionales, las ventas en el periodo disminuyeron un 4,5% frente a junio de 2008.

Todo ello en un día en el que comienza la reunión de dos días de la Reserva Federal. El mercado descuenta que mantendrá las tipos de interés sin cambios aunque tal y como explica Eduardo Vicho, codirector de EJD Valores, “la clave de la reunión estará en los rumores que hay de que la Fed podría ampliar el plan de recompra de bonos a largo plazo, junto con las palabras de Bernanke”. Según señala este experto financiero, “la Fed tiene ahora el dilema de si seguir o no seguir devaluando el dólar que hemos visto –dice- cómo ha experimentado una depreciación importante lo que ha provocado la subida de las materias primas y de la renta variable”.

Pero hoy sube el mercado americano y lo hace además después de que Moody’s asegurara que no está en peligro la alta calificación crediticia de Estados Unidos. Según la agencia de calificación, “la nota Aaa de Estados Unidos es segura, aunque podría ponerse en riesgo si Washington es incapaz de reducir su deuda pública”. En este escenario, la subasta que hará el Tesoro americano hoy será observada con detención para ver cuánto éxito tiene el nuevo papel en el mercado. La licitación de 40.000 millones de dólares en bonos a dos años es parte de un total de 104.000 millones de dólares de nuevas emisiones esta semana, el mayor monto de deudas a la venta en una semana.

En el frente empresarial, y a la espera de conocer las cuentas de Oracle cuyas acciones inician el día con una ligera subida del 0,40% a 20,05 dólares los inversores miran de cerca de Ford que cede un 0,37% a 5,36 dólares en los primeros compases del día a pesar de conocerse que el Gobierno de Obama anunciará que Ford, Tesla Motors y Nissan figuran entre los primeros beneficiarios de un programa crediticio de 25.000 millones de dólares creado por el Congreso para ayudar a las automotoras a modernizar sus fábricas para producir vehículos de tecnología avanzada. Atención también a Rambus que cae un abultado 9,93% a 16,06 dólares en reacción al plan de ampliación de capital de la compañía que se dispone a vender 150 millones de dólares en acciones convertibles.