Las ventas de viviendas usadas en Estados Unidos aumentaron en mayo por segundo mes consecutivo, pero los precios volvieron a registrar un descenso pronunciado, lo que amenaza con demorar la recuperación del sector inmobiliario.  Las ventas de viviendas usadas registraron una tasa anual de 4,77 millones, un ascenso del 2,4% frente a los 4,66 millones de abril, informó el martes la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios, o NAR por sus siglas en inglés.
La NAR había estimado originalmente el ascenso en las ventas de abril en el 2,9% a 4,68 millones.  Cerca del 33% de las ventas totales involucraron transacciones de propiedades embargadas, incluyendo ejecuciones de hipotecas, y con fuertes descuentos.

El nivel de reventas de mayo se compara con el de 4,80 millones que esperaba Wall Street.

La mediana del precio de las viviendas usadas fue de US$173.000 en mayo, un descenso del 16,8% frente a los US$207.900 de mayo del 2008, señaló la NAR.

Las bajas en los precios, combinadas con costos históricamente bajos para los préstamos, han elevado el poder adquisitivo de los compradores. Sin embargo, las tasas de interés han subido.

El promedio de la tasa de interés para los préstamos hipotecarios a 30 años fue del 4,86% en mayo, un ascenso frente al 4,81% de abril, según Freddie Mac (FRE).

Los inventarios de casas usadas en el mercado cayeron un 3,5% al final del mayo, a 3,8 millones de viviendas disponibles para la venta. Esto representa un abastecimiento suficiente para cubrir 9,6 meses de ventas, comparados con los 10,1 meses de abril.

A escala regional, en el noreste de Estados Unidos las ventas crecieron un 3,9% en mayo respecto a abril y en el medio oeste un 9,0%. En el sur, no registraron cambios y en el oeste disminuyeron un 0,9%.