No todo iba a ser un camino de rosas. Si bien se esperaba que la Fed no tocara los tipos de interés, su discurso dejó frío a los estadounidenses previendo un menor crecimiento de la economía del país para los próximos meses. Por contagio, los inversores también han enfriado el parqué recogiendo beneficios esta sesión. El Dow Jones cae un 0,27% hasta los 10,271.08 puntos, el Nasdaq un 0,50% y el S&P 500 un 0,51%. En el mercado de divisas el euro avanza ante el tropiezo del billete verde hasta los 1,23 dólares, y en el mercado de materias primas, el barril de petróleo cotiza en 75,23 dólares.
La Reserva Federal fue cauta ayer y moderó su discurso o, más bien, moderó sus perspectivas de crecimiento de la economía estadounidense cobrando fuerza el argumento de que las tasas de interés no subirán hasta el próximo año. La deuda soberana de Europa, la baja inflación y un mercado crediticio y laboral aún enfermos son motivos suficientes para pensar que esto no será un camino de rosas en EE.UU. y calmar los ánimos de los que ya confirmaban la recuperación. A su vez, esto hoy ha repercutido en la cotización del billete verde. El euro sube a los 1,23 dólares.

Por otra parte, y remitiéndonos a los datos publicados hoy, las peticiones de subsidio por desempleo cayeron las semana pasada en 19.000 hasta las 476.000 totales. Este descenso fue mayor del esperado por los expertos pero, como avisó la Fed ayer, el mercado laboral está y seguirá débil.

Por otra parte, los pedidos de bienes duraderos cayeron un 1,1% en mayo hasta los 192,010 millones. Si bien este dato es inferior al esperado, rompe el ascenso del 3% experimentado en abril.

En el ámbito empresarial BP sube un 0,54% después de que Obama recurriera la decisión judicial de invalidar la moratoria de perforación petrolífera de 6 meses para nuevas perforaciones en la zona del Golfo de México, donde todavía no se ha solucionado el problema del vertido de la compañía inglesa.

Dell ha declarado que espera un aumento de sus beneficios entre el 14% y el 19% para este año fiscal, una perspectiva que, en cambio, no está siendo premiada en la bolsa, donde cede un 1,30%.

Mayores han sido las ganancias que ha registrado Nike en su cuarto trimestre fiscal durante el cual facturó un 54% más que un año antes (521,9 millones), debido también a que en el mismo periodo de 2009 la compañía llevó a cabo una costosa reestructuración. Pero ni Nike se salva hoy del castigo inversor. Cotiza un 3,82% abajo.