Tras el gran esfuerzo de ayer y la euforia infundida por las compañías, Wall Street se resiente en la apertura de sesión y sus índices caen desde primera hora. Los datos macro han sido dispares y, si bien el sector manufacturero ha dado alegrías, el mercado laboral sigue mostrando síntomas de inestabilidad. Así pues, el Dow Jones cae un 0,18% hasta los 11,103 puntos, el Nasdaq un 0,05% y el S&P 500 un 0,12%. En cuanto a las divisas, el euro sigue presionado hacia abajo, comprándose a 1,35 dólares, y en el mercado de materias primas, el barril de petróleo se cotiza a 85,43 dólares.
Entre los datos macro conocidos por los inversores antes de la apertura de mercado se encuentra hoy el índice de actividad manufacturera de la Fed de Nueva York que durante este mes ascendió a 31,86, frente a la lectura de 22,86 de marzo, una cifra que mejora los vaticinios y confirma las buenas expectativas.

Pero más que el positivismo de este dato ha pesado la negatividad del aumento de paro semanal. Las solicitudes iniciales crecieron en 24.000 hasta 484.000 cuando se esperaba que aumentaran sólo en 15.000. Además, con ésta, ya van dos semanas de incremento continuado.

Tampoco han sido buenos los datos de ejecución de hipotecas. El incumplimiento del pago de préstamos hipotecarios se incrementó un 7% en el primer trimestre del año, con respecto a los tres meses anteriores, pero un 16% por encima de los datos del mismo periodo de un año antes, hasta las 932.234 propiedades.

En cuanto a Grecia, el temor que sigue infundiendo es latente, sobre todo en la moneda europea vuelve a verse presionada y cotiza a 1,35 dólares. Es por ello que el gobierno heleno tiene claro que quiere sacarse las castañas del fuego solito y continúa con su convicción de hacer una gira por EE.UU. para reunirse con inversores americanos con el fin de valorar su interés en los bonos griegos e incluso podría emitir bonos en dólares para disminuir el riesgo divisa y las pérdidas por cambio.

En el apartado empresarial…

Toyota no levanta cabeza. El mayor fabricante de autos, tras verse obligado a cerrar varias fábricas y llamar a revisión miles de coches en todo el mundo, ahora ha suspendido la venta del modelo Lexus GX 460 tras ser detectados problemas de seguridad de vehículos. Esto no ha infundido ánimo a los inversores precisamente, que se salen del valor haciéndolo descender un 0,62%.

Estas pérdidas contrastan con las abultadas subidas que registra desde comienzo de sesión UPS. La compañía de envío de paquetería presentó unas buenas cuentas trimestrales y hoy lo agradecen los accionistas. UPS registró una ganancia de 53 centavos por acción en los tres primeros meses de 2010 y unos ingresos consolidados gracias a su segmento de envíos internacionales.